La teta de Janet

«Los siguientes artistas para amenizar el descanso del partido más importante del año fueron consecutivamente: Paul McCartney, los Rolling Stones, Prince, Tom Petty, Bruce Springsteen y los Who. Ni media opción a una teta descarrilada. Valores seguros, veteranos que van a dar un espectáculo con suelo muy alto y un techo muy bajo: Joselu»

Es ya un rumor tan intenso que se convierte en hecho contrastado que el Celta ha fichado a Joselu para la campaña del centenario. Y a mí esto me recuerda a la teta de Janet Jackson en la Superbowl.

2004. 38 edición de la Superbowl. En  el archifamoso half time show una constelación de estrellas compartían escenario y bailaban sensualmente, exagerados, felices. Justin Timberlake agarró a la hermana de Michael Jackson por un corchete flojo, y una teta asomó.

El puritanismo yankee hizo de aquello un escándalo. Inaceptable y grosero. Que se viera un seno en el evento más importante del año no tenía perdón. En la Europa de los 2.000 hijos de Sabrina Salerno sonreímos.

Los siguientes artistas para amenizar el descanso del partido más importante del año fueron consecutivamente: Paul McCartney, los Rolling Stones, Prince, Tom Petty, Bruce Springsteen y los Who.

Ni media opción a una teta descarrilada. Valores seguros, veteranos que van a dar un espectáculo con suelo muy alto y un techo muy bajo: Joselu.

Quiero pensar, quiero soñar con que alguna cabeza pensante en la sede de Príncipe ha olvidado estrafalarias apuestas como Mor, jugadores jóvenes o desconocidos con el precio inflado por la ilusión de su mejor versión,  Aidoo o Beltrán, y campañas de Afouteza y Corazón de retornos imposibles y forzados.

Joselu es un fichaje que no despertará ilusiones ni será viral, pero Joselu es un fichaje de equipo listo, un veterano que lleva una década metiendo goles, nunca muchísimos, nunca pocos, un valor seguro, alguien que no va a enseñar una teta cuando no procede.

En el mismo día, la vida es maravillosa, que Jonathan Aspas funda una nueva agencia de representación y casi todos los rebeldes de intermedia Sports abandonan aquel barco. Casi todos menos aquel que fue bandera de la Afouteza y el Corazón, el de los 13 millones al que siempre le faltaron 5 para el peso, Denis Suárez, la teta de Janet.