La situación laboral de los jóvenes gallegos es peor que la de los del Norte de Portugal

Un informe sobre la ‘Estrategia de Empleo la Juventud en la Eurorregión Galicia-Norte de Portugal’, elaborado por UGT-Galicia, analiza varios datos que evidencian una mejor posición laboral para los jóvenes del país vecino

Los jóvenes gallegos presentan una situación laboral más precaria que sus vecinos del Norte de Portugal, según un informe sobre la ‘Estrategia de Empleo la Juventud en la Eurorregión Galicia-Norte de Portugal’, elaborado por UGT-Galicia, y que fue presentado ayer en Vigo.

Según explica su autora, Olga Crespo, tanto los datos de PIB, como la inversión en I+D, la ocupación industrial o de desempleo juvenil evidencian la posición del Norte de Portugal por encima de Galicia. Al respecto, ha indicado que, en la franja de edad de 16 a 29 años, en 2021 la tasa de desempleo es de un 24,7 %, mientras que en Portugal (en la franja de 15 a 29 años) es del 13,2 %.

La temporalidad en el empleo juvenil también es muy superior en Galicia, de un 60%, frente al 39 % del Norte de Portugal. En el parámetro que están ambas regiones más equilibradas es en el jóvenes que ni estudian ni trabajan, un 6,6 % de gallegos y un 7 % de portugueses.

El estudio también desvela que las principales ocupaciones laborales de los jóvenes en el Norte de Portugal se centran en los sectores del comercio, industrial textil y salud, mientras que en el caso de los gallegos, se emplean en comercio, servicios de comida y bebida, y educación.

Propuestas de actuación

En este escenario, el informe plantea varias propuestas de actuación para lograr una mejora en las condiciones laborales de los jóvenes, retener talento y promover su inserción en sectores con demanda de trabajadores. Entre las medidas propuestas está la creación de una oficina transfronteriza de información sobre movilidad de trabajadores, un portal de información sobre la FP Dual, una oficina de acompañamiento a los emprendedores, ayudas directas a empresas y trabajadores jovenes, subida de salarios, mejora de jornadas o una mayor inversión en I+D+i.

Asimismo, los sindicatos apuestan por aprovechar la oportunidad de los fondos europeos Next Generation para atraer y formar jóvenes en sectores vinculados con la transición energética; y han reclamado una mayor apuesta por la investigación en ámbitos como la biotecnología, la industria 4.0 y la economía circular.