La Policía Nacional ya ha comenzado a intensificar los controles de los accesos y salidas de Vigo y Redondela con el objetivo de parar los desplazamientos de las personas que tengan segundas residencias.

De esta forma se pretende evitar «la errónea sensación de impunidad por parte de algunos ciudadanos ante las normas de confinamiento instauradas especialmente para estos festivos, entendiendo que cuanto más se tarde en recuperar la salud, más complejo será el resurgimiento económico».

Se reforzará el control de movimientos de personas y vehículos, la limitación de circulación o permanencia de personas o vehículos en horas y lugares determinados, y los controles en fronteras interiores terrestres, tanto en horarios diurnos como nocturnos.

Las medidas aplicadas están recogidas en el Real Decreto 463/2020 por el cual se activó el estado de alarma en nuestro país.