La Policía Nacional detiene a tres varones por robar a una octogenaria en Vigo

La mujer sufre lesiones, debido a la violencia ejercida por los tres asaltantes

Agentes de la Policía Nacional han detenido a tres varones de nacionalidad española con domicilio en Vigo, por un delito de robo con violencia.

Los hechos sucedieron el pasado 14 de julio, a las 12.45 horas de la mañana, en una calle céntrica y muy transitada de Vigo, zona Calvario, cuando una mujer de 85 años fue abordada en la puerta de su domicilio por tres varones que, tras llamar al timbre, introdujeron a la fuerza a la mujer en el interior de la vivienda, donde le arrancaron de la muñeca un exclusivo reloj de oro con diamantes.

Los tres hombres, relatan fuentes policiales, recorrieron a continuación las estancias de la vivienda «mientras la mujer grita desesperadamente pidiendo ayuda», y lograron sustraer diversas joyas de oro de gran valor y una cartera con documentación y dinero en efectivo.

La anciana recibió varios golpes en la cara y los agresores intentaron amordazarla con un cable para evitar sus gritos, que alertaron a un hijo de la agredida que reside en el mismo inmueble y que se encontró a la mujer sangrando por la nariz y la boca. Inmediatamente éste en llamó al 091, que avisó a su vez a una ambulancia para atender a la víctima.

Los agentes comienzan las investigaciones para poder localizar e identificar a los autores, que son detenidos la mañana del día 26 de julio, formando parte de un grupo criminal que opera en la ciudad de Vigo y cuyo líder es un viejo conocido de los investigadores por su amplio historial delictivo.

Uno de los detenidos de 37 años, y cabecilla del grupo, fue detenido en el verano de 2019, cuando accedió a una vivienda de Manuel de Castro , donde residía una pareja de ancianos que fueron amordazados y maniatados mientras les sustraían efectos de valor y dinero.

Los otros dos detenidos cuentan también con antecedentes policiales por hechos similares, robos con fuerza, con violencia, estafas y tráfico de drogas. Parte de los efectos sustraídos han sido recuperados, por parte de los investigadores del grupo de Udev -Robos, reconocidos y entregados a sus legítimos propietarios, víctimas de los robos.