Sobre las 19:30 horas del día de ayer, el propietario de un estanco en la calle Pi y Margall, requirió la presencia policial debido al hurto de dos cartones de tabaco de liar en su establecimiento. Una vez en el lugar, la víctima comunicó a los agentes que un varón (al que describió), le pidió dos cartones de tabaco, que los puso sobre el mostrador y que a continuación le solicitó papel de liar, por lo que cuando se dio la vuelta para buscar el segundo pedido, se produjo el hurto.

Los actuantes dieron una batida por las inmediaciones, pudiendo localizar a dicho varón, quien resultó ser D.P.L., efectuándose las correspondientes diligencias judiciales por un delito leve de hurto.