La Junta Electoral censura el acto de Óscar Puente y Abel Caballero con los Reyes Magos para anunciar los nuevos trenes AVE

Puente y Caballero se abrazan en presencia de los Reyes Magos.

Aunque no impone sanción, considera que el acto tuvo un carácter electoralista al coincidir el ministro de Transportes, el alcalde de Vigo y el candidato socialista a la Xunta, algo que no puede ser “casual, como tampoco la amplia presencia de los medios de comunicación”

El pasado 5 de enero, coincidiendo con la víspera de la celebración de los Reyes Magos, el ministro de Transportes, Óscar Puente, arribaba a Vigo en un tren Talgo 106 Avril que estaba realizando un trayecto experimental desde Madrid.

El convoy llegó a la ciudad en compañía de Sus Majestades de Oriente, como si de un anticipo de regalo se tratase, y fue recibido en el andén por varias autoridades, entre las que se encontraba el alcalde de Vigo, el socialista Abel Caballero, y el candidato del PSdeG a la Xunta, José Ramón Gómez Besteiro.

Allí, ante los medios, el ministro no dudó en facilitar una fecha de llegada de la alta velocidad a Vigo y A Coruña, un hecho que fue denunciado por el Partido Popular ante la Junta Electoral Central.

Una Junta que hoy ha estimado parcialmente la denuncia entendiendo que se vulneraron los apartados 2 y 3 del artículo 50 de la LOREG, que hacen referencia a que desde la convocatoria de las elecciones y hasta la celebración de las mismas queda prohibido cualquier acto organizado o financiado, directa o indirectamente, por los poderes públicos que contenga alusiones a las realizaciones o a los logros obtenidos así como cualquier acto de inauguración de obras o servicios públicos o proyectos de estos.

En su defensa, Puente argumentaba que el viaje sólo respondía a la realización de “acciones que proporcionan información de interés público”, además de asegurar que sus declaraciones ante los medios fueron espontáneas y no fruto de un discurso previamente preparado.

El alcalde de Vigo, por su parte, se defendía arguyendo, entre otros motivos, que “en el transcurso de dicho acto no se ha solicitado el voto para ninguna candidatura”.

La Junta Electoral no cuestiona la procedencia de que el Ministro se hubiera desplazado a la ciudad de Vigo en un tren que circulaba a modo experimental en el marco de la programación de unas pruebas de fiabilidad, como él mismo defiende en sus alegaciones, si bien no comparte las argumentaciones de los denunciados de la ausencia del carácter institucional del acto.

Entiende que la presencia conjunta en el acto del ministro de Transportes, del alcalde de Vigo y del candidato socialista a la presidencia de la Xunta no puede ser “casual, como tampoco la amplia presencia de los medios de comunicación”.

“Además, el contenido de varias declaraciones efectuadas por el ministro y por el alcalde a los medios de comunicación que constan en el expediente, evidencian elogios a los logros obtenidos en materia de infraestructuras y tienen indudables connotaciones electoralistas”, añade la JEC.

El conjunto de estas circunstancias determina, a juicio de la Junta Electoral, una violación de los principios de neutralidad de los poderes públicos y de igualdad entre los actores electorales, por lo que estima parcialmente la denuncia si bien determina no incoarles expedientes sancionadores.