Se trata de una pistola “Airsoft” manipulada para disparar bolas de acero

La Guardia Civil denunció a un vecino de Vigo al portar una pistola “Airsoft” que constituía una réplica o imitación de un arma corta de fuego real.

Los hechos sucedieron durante la tarde del pasado viernes en el transcurso de un punto de verificación de vehículos y personas que tenía establecido la patrulla de seguridad ciudadana de la Compañía de la Guardia Civil de Pontevedra, en el Km. 5’800 de la carretera N_540, a la altura de la localidad de Vilaboa.

En uno de los vehículos inspeccionados en el control, la Guardia Civil se incautó de una pistola “Airsoft” que, además de estar manipulada para propulsar bolas de acero, presentaba unas características externas que inducen a una confusión sobre su auténtica naturaleza al tratarse de una perfecta imitación de un arma de fuego real.

Este tipo de armas, que solo pueden usarse con la correspondiente tarjeta municipal y en centros habilitados, así como en el domicilio con fines de coleccionismo o en instalaciones deportivas para actividades lúdicas-deportivas, adquieren la consideración de armas prohibidas al sufrir este tipo de modificaciones.

El conductor del vehículo, que resultó ser un joven de 18 años, vecino de Vigo, fue denunciado administrativamente ante la Subdelegación del Gobierno de la provincia, por infringir la normativa que regula la Ley sobre la protección de la Seguridad Ciudadana.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí