La estrategia de gestión del cáncer implanta un programa de seguimiento para pacientes que hayan acabado el tratamiento

García Comesaña recuerda el aumento de un 70% en los presupuestos de la Xunta para 2023 de la partida para programas de cribado, que permitirá extender el cribado de cáncer de cérvix a toda Galicia

La Estratexia de Xestión do Cancro en Galicia aprobada por la Xunta de Galicia implantará un nuevo programa asistencial de seguimiento para las personas que finalicen un tratamiento oncológico.

Así lo avanzaba ayer el conselleiro de Sanidade, Julio García Comesaña, durante su intervención en el II Congreso de Persoas con Cancro e Familiares: ‘Galicia fronte ao cancro, facendo camiño’, organizado por la Asociación Española contra o Cancro de Pontevedra y celebrado en Vigo.

Esta Estratexia introduce diversas novedades importantes que se van a sumar las ya implantadas por la Xunta, tales como:

La implantación de un nuevo programa asistencial de seguimiento para las personas que finalizan un tratamiento oncológico, es decir, tener mucha cuenta de los largos supervivientes.

La creación de una red colaborativa con atención primaria y otras especialidades para la formación en determinadas patologías oncológicas; sobre todo aquellas que requieran un diagnóstico precoz o en las que la sospecha diagnóstica sea compleja.

O el diseño de algoritmos que, utilizando la historia clínica electrónica y el Big Data de la Consellería de Sanidade, permitan identificar los factores de riesgo de las distintas enfermedades oncológicas, establecer perfiles de antecedentes y predisposición a la enfermedad, e identificar las personas sobre las que actuar, facilitando la proactividad.

Avances frente al cáncer en Galicia

Junto a estas novedades, el conselleiro de Sanidade hizo un repaso por las distintas medidas de prevención, de mejora de la atención y de innovación frente al cáncer que está llevando a cabo el Gobierno gallego.

De este modo, García Comesaña destacó, en el ámbito de la prevención, los Programas poblacionales de cribado, que contarán con un aumento del 70% en el presupuesto del año que viene, y que en este momento son tres: el cribado de cáncer de mama, extendido al 100% de la población diana y con una tasa de participación del 82%. El programa de cribado de cáncer colorrectal, que se implantó en 2013 y que desde esa fecha hasta 2020 ya contó que participación de más de medio millón de gallegos. Y, en tercer lugar, el programa de detección precoz del cáncer de cérvix, que ya tenemos implantando en las áreas sanitarias de Lugo, Ferrol y Pontevedra y que en el 2023 contará con el presupuesto para extenderlo a toda Galicia.

Asimismo, el titular de la cartera sanitaria hizo mención a las mejoras en atención oncológica. Desde la creación de las vías rápidas, pasando por la implantación del sistema de garantía de tiempos máximos, que garantiza la atención entre los 45 días para un diagnóstico; y los 60 días para una intervención, o la humanización de las áreas de atención oncológica. Destacó también las mejoras en equipación, como la adquisición de los nuevos TAC con tecnología espectral, que reducen las dosis de radiación en un 50% sin perder calidad de imagen, o los robots Da Vinci, que suponen un avance para profesionales y pacientes.

Por último, el titular de Sanidade incidió en la esperanza que proporciona el descubrimiento de nuevos tratamientos contra el cáncer. Un ámbito donde la Xunta quiere situar a Galicia en la vanguardia, y en los que ya tiene previstos dos proyectos que serán un antes y un después en el ámbito oncológico.

Un primero es un centro de fabricación de terapias avanzadas (CAR-T) para elaborar nuevos fármacos innovadores contra el cáncer y fomentar la atención personalizada de los pacientes. Una obra que está en construcción y que se prevé que empiece a funcionar ya en el 2023. Y, un segundo proyecto, que tiene como finalidad a incorporación a la sanidad pública gallega de un centro de Protonterapia, una técnica mucho menos invasiva de lucha contra los tumores, que permite aplicar radiación a las células cancerígenas sin prácticamente afectar a los tejidos y órganos sanos. A día de hoy solo dos hospitales privados en España ofrecen este tratamiento, por lo que el Gobierno gallego está trabajando para que Galicia sea pionera en ofrecerlo la pacientes de la sanidad pública. En este sentido, el edificio que albergará este centro en Galicia ya cuenta con una partida asignada en los presupuestos del año que viene.