LA ESTACIÓN DE LAS TORMENTAS

Alemania, 1914. Felicia Degnelly es una joven de familia bien posicionada socialmente. No se preocupa más que de su propio bienestar y de disfrutar de la naturaleza. Está enamorada de un joven socialista, Maksim, su compañero de juegos de la infancia, pero éste la ve como una joven infantil. Pronto la realidad cambiará para Felicia y su familia, al entrar su país en guerra. Sus hermanos, su padre y su tío entran en la batalla. Ella, al principio, permanecerá con sus abuelos en la finca familiar de Lullin, pero ante la invasión rusa de sus tierras se ve obligada a viajar a Berlín con su abuela…

Autora: Charlotte LINK – Editorial: GRIJALBO. Barcelona, 2020. –  Páginas: 576 – Género: Novela histórica y costumbrista. Público: General


Ésta es la primera novela publicada en castellano de una trilogía de 1990, que llegó a vender más de millón y medio de ejemplares. Su autora, Charlotte Link (Frankfurt, 1963) es una de las escritoras más sobresalientes de la literatura alemana contemporánea, y ha recibido numerosos premios, también por toda su carrera.

La novela es la historia de la joven Felicia, y la evolución personal tanto propia como de su familia, y otros personajes que van apareciendo durante la narración. Esta novela termina en 1930, y relata desde dentro los acontecimientos históricos más importantes, desde la Primera Guerra Mundial, pasando por la revolución soviética de 1917, el ascenso del partido nazi en Alemania, o el crack de la bolsa de 1929. En todos esos hechos participarán Felicia y su familia.

La novela narra con seriedad y rigor histórico la evolución de la Alemania de la época. Aún no estoy del todo seguro si la historia familiar le sirve a la autora para narrar acontecimientos históricos, o éstos son utilizados como telón de fondo para contar la ficción sobre los Degnelly. Tanto sea una cosa como otra, la novela está muy bien narrada.

La protagonista principal es una mujer que va creciendo capítulo a capítulo. Una mujer que vemos al principio como muy poca cosa, sin otro afán que divertirse para luego casarse y seguir divirtiéndose. Una mujer poderosa, o empoderada, como se dice ahora. Aunque no me resulta un personaje atractivo: demasiados defectos claros, demasiado egoísmo, demasiado pensar exclusivamente en sí misma. Incluso cuando hace el bien, parece como que busca redimirse, quedándose siempre a medio camino. Un personaje poco íntegro, poco virtuoso. Felicia Degnelly no es un personaje atractivo, en mi opinión, pese a ser en buena medida la base de la novela.

Mi opinión personal es que la novela gustará mucho más a las mujeres que a los hombres. A mí, varón, a ratos me daba la impresión de que estaba leyendo un culebrón venido a más, con el debido respeto al trabajo de la autora, que, como he dicho antes, me parece impecable. Pero tanta vuelta y revuelta en la familia, a ratos me aburría. No creo que sea igual en los lectores, o lectoras, que aprecien más el punto de vista femenino de la protagonista, y los argumentos en torno a los personajes masculinos, que en no pocas ocasiones se ven desde un punto de vista… ¿cómo diría?, más como los entiende una mujer que como los entiende un hombre. En definitiva, una novela muy interesante, que nos acerca a momentos estelares de la historia del siglo XX, al tiempo que nos narra una historia familiar con cierta capacidad de “enganche”.