La Audiencia de Pontevedra condena a 4, 6 y 8 años de cárcel a tres implicados en la introducción en España de 30 kilos de cocaína a bordo del New Polar

La sección segunda de la Audiencia Provincial de Pontevedra ha condenado a cuatro años de prisión y al pago de una multa de 600.000 euros al cocinero del pesquero New Polar, que atracó en el puerto de Cangas el 22 de mayo de 2019 con más de 30 kilos de cocaína a bordo. El precio de la droga en el mercado ilícito, según la resolución, superaría los 1,2 millones. El tribunal tuvo en cuenta la atenuante muy cualificada de confesión, pues considera probado en la sentencia que “la aprehensión de la sustancia estupefaciente y la frustración de la finalidad de la operación de transmisión a terceros”, fue propiciada “por la colaboración desinteresada del propio acusado, quien desde el año 2014 mantenía una relación de confidente con agentes de la Guardia Civil”.

Los magistrados también han impuesto, como autora de un delito contra la salud pública, con la agravante de reincidencia, ocho años de prisión y el pago de 1.210.829 euros de multa a la persona que recibiría la droga aprehendida; mientras que el acusado que operaba como enlace en España de los proveedores de la cocaína ha sido sentenciado a seis años de cárcel de prisión y al abono de 1.210.829 euros. La Sala ha absuelto a todos los acusados del delito de integración en grupo criminal que les imputaban y, a los otros tres investigados en la causa, también del delito contra la salud pública.

El tribunal, además, ha decretado que una vez que sea firme la sentencia, se deduzca testimonio de la declaración presentada en el juicio por un capitán y un sargento de la Guardia Civil, ambos como testigos, “al efecto de su remisión al Decanato de los Juzgados de Instrucción de Pontevedra, por sí, dado el tenor de la presente resolución, pudieran haber incurrido ambos en un delito de falso testimonio”. Los dos agentes de la Unidad Central Operativa (UCO) incurrieron “en contradicciones y ambigüedades, silenciando hechos de relevancia para el enjuiciamiento de la causa”, según subrayan los magistrados en la sentencia.

En la resolución, aseguran que el cocinero del barco recibió la droga con la finalidad de introducirla en territorio español durante una escala que realizaron en Montevideo. La sustancia, finalmente, fue aprehendida el 24 de mayo de 2019, con ocasión de la visita de fondeo realizada por agentes de la Guardia Civil y autorizada por el capitán del buque y el gerente de la armadora.  

“No ha quedado probado que el cocinero del barco hubiera sido obligado, bajo amenaza realizada por persona alguna, para conseguir que transportase, para su posterior entrega en España a bordo del buque New Polar, los más de 30 kilos de sustancia estupefaciente”, recalca la Sala en el fallo, contra el que cabe presentar recurso ante el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG).