La sección quinta de la Audiencia Provincial de Pontevedra, con sede en Vigo, ha condenado a nueve años de cárcel a un hombre que intentó asesinar a su vecina en Redondela golpeándola con una azada en la parte posterior de la cabeza. A continuación, según la sentencia, cuando la mujer consiguió arrebatarle la azada y lanzarla a varios metros, la tiró al suelo, donde la golpeó reiteradamente con una piedra en la cara. El tribunal destaca que no aprecia móvil espurio en la declaración de la víctima ni “razones que afecten a su credibilidad”. Además, indica que hay “numerosos elementos” que corroboran la versión de la afectada, tales como las declaraciones de testigos, de los agentes de la Policía Local que acudieron al lugar de los hechos y los partes de asistencia médica que necesitó la afectada.

Los magistrados consideran acreditado el ánimo homicida del condenado, tanto por el arma empleada en la agresión como por la zona de la cabeza a la que dirigió el golpe y la intensidad del mismo. Los forenses aseguraron en el juicio, según la resolución, que la herida era “potencialmente mortal”.

La Audiencia, además de los nueve años de cárcel, le ha impuesto la prohibición de comunicarse y aproximarse a la víctima durante un tiempo tres años superior a la pena de prisión impuesta, así como el abono de una indemnización a la víctima de 18.137 euros.