El bebé, de unos 5 ó 6 meses, ingresó grave en el Hospital Álvaro Cunqueiro este fin de semana debido a un atragantamiento y falleció en el centro hospitalario. Los sanitarios se percataron de que el bebé tenía marcas en el cuerpo por lo que siguiendo los protocolos en estos casos dieron aviso a la Policía.

Los padres del bebé afirmaron que esas marcas era debidas a las maniobras que le practicaron para tratar de que no se asfixiase. La autopsia tendrá que determinar las causas de la muerte. El caso será llevado por el juzgado de instrucción número 1 de Vigo al producirse el fallecimiento en el Hospital Álvaro Cunqueiro aunque según informa el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG) el juzgado vigués se inhibirá este mismo lunes en favor del juzgado de instrucción de Ponteareas, de donde es la familia.