Los hechos sucedieron en la calle Brasil

La Policía Local de Vigo denunció hoy al conductor de un patinete eléctrico que circulaba a gran velocidad por la calle Brasil. Tras interceptarlo, los agentes comprobaron que el patinete puede alcanzar una velocidad de hasta 43 kilómetros por hora, cuando lo máximo permitido para los vehículos de movilidad personal es de 25 kilómetros.

Además, el patinete carecía de placa identificativa y estaba provisto de un asiento, en cuyo caso debería contar con un sistema de autoequilibrio, y si el sillín está a una altura superior a 540 milímetros, el vehículo requiere de autorización administrativa para circular y autorización administrativa para conducirlo.