Interceptado un furtivo con 15 centollas, 15 nécoras y 1 bogavante en la zona de Alcabre

Diariamente, los agentes de la unidad ejecutiva realizan labores de vigilancia y control del marisqueo ilegal en estrecha colaboración con el vigilante de la Cofradía de Pescadores de Vigo.

De este modo, el pasado día 20, iniciaron la vigilancia en la zona de Alcabre entre la playa de Carril y el Puerto Deportivo de Bouzas. El operativo se mantuvo en observación de un pescador submarino, desde las 08:45 horas de la mañana, hasta las 13:20 horas, momento de su salida del agua.

Observaron que el vehículo que normalmente utilizaba el reseñado se encontraba estacionado antes de la rampa de acceso a la playa, próximo a la ducha del lugar. A pesar de esto, volvió a la orilla por un punto mas alejado y a la vez mas escondido. Antes de salir, a unos 12 metros, visionaron como pegado al muro que se encuentra en el lugar, ocultaba algo.

Posteriormente, salio del agua, donde rápidamente fue abordado por dos de los agentes. En ese momento portaba pulpo, no encontrando ninguna infracción a ese respecto, si bien tras entrar en el agua, en el punto donde se observó que dejaba algo, se localizó una red con marisco.

Los agentes procedieron a la incautación de la mayor captura hasta la fecha, consistente en:

• 15 nécoras con un peso de 1,355 kg.

• 15 centollas con un peso de 16,190 Kg.

• 1 bogavante con peso de 1,415 Kg.

El infractor resultó ser R. L. R. de Vigo y 31 años de edad, manifestando a los actuantes que no tenía en el lugar la licencia para pescar. Se le informó que se daría cuenta del hecho, proponiéndole para sanción mediante informe a la Consellería del Mar y devolviendo el marisco al mar en presencia del identificado.

De menor entidad fue el material recuperado el día 21, a las 12:50 horas, en la praia de Areiño.

En el mismo ámbito de vigilancia sobre furtivismo, prestaron apoyo al Guarda Rural de la Cofradía, localizando a un pescador que salía del agua con una red con centollas en su interior.

Resultó ser M. F. B. de Vigo y 43 años de edad, el cual abrió la red que contenía 10 centollas que resultaron con un peso de 6,705 kg.

Encargándose el mismo de devolver el marisco al mar y siéndole tramitadas las correspondientes actas para la Xunta de Galicia.