El avance del último informe climatológico de Meteogalicia concluye que fue un período típicamente primaveral, con alternancia de situaciones frías y secas, el paso de alguna borrasca bastante activa y jornadas anticiclónicas de sol y calor

Respecto a las precipitaciones, los registros más altos en términos absolutos se produjeron en las comarcas del Sar y del Xallas mientras que donde menos llovió fue en Valdeorras

Galicia registró un mes de abril normal en cuanto a las temperaturas y seco en lo que respecta a las precipitaciones ya que según los datos obtenidos en las estaciones más representativas de la Comunidad llovió de promedio un 32% menos del habitual en esta época del año.

Estas son las principales conclusiones del avance del último informe climatológico de Meteogalicia, que subraya que el pasado abril fue un mes típicamente primaveral, marcado por la alternancia de períodos fríos y secos, alguna borrasca bastante activa en cuanto a las precipitaciones y jornadas anticiclónicas de sol y calor.

Así, los días 7 y 8 la climatología estuvo marcada en la Comunidad por el paso de la borrasca Diego, que dejó lluvias generalizadas y vientos intensos. Las jornadas del 11 y de 12 de abril también estuvieron caracterizadas por una situación similar, debido en este caso a la influencia de la borrasca Evelyn.

Por el contrario, tanto el comienzo como los tres últimos días del mes vinieron marcados por el predominio anticiclónico, que trajo a Galicia jornadas de cielos despejados pero con temperaturas muy dispares. Así, durante la primera semana de abril se registró una entrada de aire muy frío procedente de Europa que mismo dejó heladas importantes en el interior. Por el contrario, el mes finalizó con tres jornadas de sol y calor que ayudaron a compensar las temperaturas medias, que se movieron finalmente dentro de la normalidad.

En todo caso, la característica más salientable del mes hay que buscarla en los registros de lluvia. Así, la anomalía media en Galicia obtenida a partir de los datos de las 16 estaciones meteorológicas más representativas, fue un 32% inferior al valor climático normal, siendo el precedente más próximo lo del año 2017, durante lo que llovió un 83% menos.

Hasta 241 l/men las comarcas del Sar y del Xallas

Con carácter general, las precipitaciones acumuladas a lo largo del mes quedaron algo por debajo de lo esperado en esta época del año ya que, a la excepción de las jornadas marcadas por el paso de las borrascas Diego y Evelyn, el resto del período registró lluvias irregulares.

Los valores absolutos más elevados se consiguieron en las comarcas del Sar y del Xallas, donde se contabilizaron localmente hasta 241 l/m2. Por el contrario, los valores de lluvia más modestos de toda la Comunidad se produjeron en Valdeorras, con alrededor de 14,4 l/m2.

En cuanto a las anomalías medias por zonas, el porcentaje más alto de precipitaciones en comparación con los valores del período de referencia 1981-2010 se registró en la Baixa Limia, donde llovió hasta un 75% por encima del normal; y la más baja, en las comarcas de Ferrol de Ortegal, con un 94% menos de lluvia.

Por último, en lo que respecta al comportamiento de las temperaturas y según los datos de las estaciones meteorológicas más representativas, las medias conseguidas en el conjunto de Galicia se movieron en valores dentro de la normalidad; de hecho, los meses de abril de los dos años anteriores fueron más cálidos que este.

Con todo, hubo contrastes notables desde el punto de vista térmico entre las distintas zonas de la Comunidad. Así, las anomalías negativas más significativas se detectaron en el interior de la comarca de Lemos y en Verín, donde la temperatura media quedó cerca de los 0,9 grados por debajo del esperado; por lo contrario, los valores más altos registrados en el mes de abril fueron los de Lugo, comarca en la que los termómetros se situaron de promedio hasta 1,6 grados por encima del habitual.