El operativo suma más de 7.000 personas, dispone de una treintena de medios aéreos y de 378 motobombas, además de ampliarse la red de cámaras de vigilancia con 22 nuevos dispositivos

Un año más, Galicia se encuentra inmersa en la temporada de alto riesgo en lo que a prevención de incendios forestales se refiere. Un escenario en el que la Xunta ha puesto en marcha el Plan de prevención y defensa contra los incendios forestales de Galicia (Pladiga) 2021, que refuerza el dispositivo previsto con el objetivo de mitigar al máximo las consecuencias ecológicas, económicas y sociales producidas por los incendios forestales en nuestra comunidad.

En este sentido, el plan destaca una treintena de medios aéreos disponibles durante esta temporada de alto riesgo, que se prolongará hasta el 30 de septiembre. Un dispositivo aéreo que se reforzará con la próxima creación, en el sur de Ourense, de una moderna base de medios aéreos, que supondrá una inversión de más de 9 millones. Se trata de unas instalaciones enmarcadas en el proyecto transfronterizo Interlumes, que permitirán dotar al área -una de las más afectadas por la actividad incendiaria- de unos modernos servicios para la anticipación a los incendios, mejorando tiempos de respuesta y optimizando los recursos en la lucha contra el fuego.

Asimismo, y más allá de los medios aéreos, el Pladiga incorpora otras mejoras tecnológicas relacionadas, por ejemplo, con la implantación de nuevas funcionalidades para el cálculo de los costes de extinción, basadas en la aplicación de costes unitarios y tiempo de trabajo, lo que facilitará después la reclamación de los gastos en procesos judiciales contra incendiarios.

Además, se ha implantado, para todo el personal que interviene en la extinción de un incendio, el acceso a la información operativa del fuego en tiempo real. Así, los operarios podrán conocer el punto de inicio y evolución, los recursos asignados, los puntos de agua próximos, la cartografía, los datos meteorológicos o las descargas de los medios aéreos.  

Red de cámaras y más de 7.000 personas

En este contexto de mejora, el Pladiga consolida la red de vigilancia con cámaras de última generación. En total, este año se han instalado 22 nuevos dispositivos, lo que eleva a 142 el total de equipos en Galicia, localizados en 71 puntos estratégicos, con especial atención a las Parroquias de Alta Actividad Incendiaria ( PAAI) y a las zonas de Alto Risco de Incendios. Hasta ahora, las cámaras instaladas permitían cubrir el 60% del territorio gallego y con estas incorporaciones se abarca un porcentaje aproximado del 70%.

Más de 7.000 personas forman parte del equipo humano en la lucha contra los incendios

Por su parte, los medios humanos y materiales movilizados se mantienen, en líneas generales, en valores similares a los de las últimas campañas. Así, el operativo está de nuevo integrado por más de 7.000 personas en total, contabilizando tanto los profesionales propios de la Xunta como los de otras administraciones.

A estos medios humanos hay que añadirle el incremento de 19 motobombas más por parte de los ayuntamientos, de modo que el total de este tipo de vehículos a disposición del operativo asciende a 378.

El Pladiga 2021 incorpora, además, un completo Plan de prevención, que tiene como principales magnitudes la actuación en más de 58.000 hectáreas de superficie, la intervención en cerca de 5.000 kilómetros de pistas forestales y otras vías de comunicación y la realización de labores de mantenimiento en los casi 4.000 puntos de agua existentes en nuestra comunidad y la construcción de otros 222 nuevos. Todo esto, con una inversión que ronda los 30 millones de euros.

Plan de Formación

Pero además de todas las actuaciones previstas en el operativo, y de la mejora de medios materiales, el Pladiga impulsa, un año más, un Plan de Formación que suma, este año, cerca de 230.000 horas lectivas para los cerca de 3.000 trabajadores del servicio.

Entre las acciones realizadas y previstas para el otoño-invierno se encuentran 31 cursos, en modalidad presencial, telemática o mixta, para los profesionales de la Xunta; 40 iniciativas relacionadas con la seguridad laboral, con los grandes incendios y fuegos de interfaz o con el manejo de equipamientos de trabajo, para este mismo personal. También se contempla la formación eminentemente práctica para los trabajadores adscritos a los ayuntamientos y acciones de concienciación hacia la población rural, así la como formación en materia de auto protección frente el fuego.

Y en este apartado de formación también se contempla la creación del nuevo Centro integral para la lucha contra el fuego, que se situará en la localidad ourensana de Toén y que funcionará como un verdadero “Campus Forestal” gracias a las aportaciones de los mayores especialistas en el comportamiento y análisis de los incendios.

270 ayuntamientos ya se han adherido al convenio de colaboración de lucha contra el fuego

Colaboración con la Fegamp

Por otra parte, dentro de esta lucha contra el fuego destaca, un año más, el convenio de colaboración suscrito con la Federación Gallega de Municipios y Provincias (Fegamp) en materia de prevención y defensa, al que se han adherido ya 270 ayuntamientos. A través de este convenio, la Xunta ha entregado ya 232 planes de prevención municipales a los correspondientes ayuntamientos, de los cuales 129 ya están aprobados definitivamente y los otros 103 se encuentran en tramitación.

Teléfonos para alertar de fuegos y de la actividad incendiaria

La Xunta tiene a disposición de la ciudadanía el número de teléfono gratuito 085, al que deben llamar en caso de detectar algún fuego forestal.

Además, existe un teléfono anónimo y gratuito para denunciar cualquier actividad delictiva incendiaria de la que se tenga sospecha o conocimiento: 900 815 085.

Asimismo, toda la información actualizada sobre incendios forestales puede ser consultada en la cuenta abierta de twitter: @incendios085