Galicia concedió 75 avales por 1,4 M€ para apoyar a jóvenes gallegos en la compra de su primera vivienda

La medida, convocada por primera vez este año, facilita el acceso la una hipoteca de uno de los colectivos con más dificultades a la hora de acceder a un hogar en propiedad

El plazo para solicitar estos avales públicos finalizó el pasado 30 de noviembre por lo que el Instituto Galego da Vivenda e Solo tiene en tramitación otras 31 solicitudes

La Xunta de Galicia concedió este año 75 avales hipotecarios por un importe de 1,43 millones de euros para apoyar a otros tantos jóvenes gallegos en el proceso de compra de su primera vivienda.

El Instituto Galego da Vivenda e Solo (IGVS) convocó por primera vez el pasado mes de abril este nuevo programa de incentivos con el objetivo de facilitar el acceso de los menores de 36 años a su primer hogar a través de la concesión de avales hipotecarios que cubran, como máximo, el 20% del precio de adquisición del inmueble.

En este sentido, hace falta recordar que los jóvenes en ocasiones disponen de recursos suficientes para asumir el pago mensual de su hipoteca, pero carecen de ahorros para poder dar una entrada. Gracias a estos avales públicos, que además son compatibles con todas las ayudas que gestiona y convoca anualmente la Xunta con el mismo fin, pueden optar a una hipoteca de hasta el 100% del importe de compra.

Una vez cerrado ya el plazo para la presentación de las solicitudes, concretamente el pasado 30 de noviembre, el organismo autonómico resolvió y concedió, hasta el momento, un total de 75 avales y está tramitando otras 31 solicitudes, por lo que previsiblemente la cifra final de beneficiarios rondará el centenar. Además, el próximo año, el IGVS volverá a apostar por los avales públicos para jóvenes, por lo que habrá una segunda convocatoria.

Requisitos y condiciones

En cuanto a los requisitos para poder acceder, la vivienda adquirida tendrá que destinarse a residencia habitual y permanente del comprador por lo menos durante el período de duración del aval. En este sentido, en el momento en que el propietario abone a la entidad financiera la cantidad equivalente al aval público recibido, este perderá su vigencia.

Será condición imprescindible que la hipoteca para la que se solicita el aval suponga entre el 80% y el 100% del importe de adquisición del inmueble. Asimismo, las cuantías que abone el beneficiario deberán destinarse exclusivamente al pago de la deuda hipotecaria.

Además, el precio de compra a pagar no podrá superar las siguientes cuantías: 240.000 euros en los ayuntamientos de A Coruña, Santiago, Vigo, Pontevedra y Ourense; 180.000 euros si se localiza en las ciudades de Lugo y Ferrol o en municipios de tamaño medio y carácter periurbano; y 130.000 euros en el resto de la Comunidad.

De este modo y toda vez que el aval no puede exceder el 20% del precio de compra de la vivienda, la cuantía máxima garantizada por la Xunta será de 48.000 euros para el primer grupo de ayuntamientos, de 36.000 euros para el segundo y de 26.000 euros para el tercero.

En cuanto a los requisitos de los beneficiarios, estos deberán acreditar unos ingresos anuales de entre 16.800 euros y 46.200 euros. Si la compra del inmueble corre por cuenta de más de una persona, el límite conjunto se elevará hasta los 54.600 euros.