Fernández-Tapias denuncia el nuevo trato de favor del gobierno central a Cataluña frente a Vigo tras el apoyo de Moncloa a la fábrica de baterías

La delegada territorial de la Xunta en Vigo señala que el proyecto catalán es sólo «un ejemplo más de la discriminación a la que tiene sometida Sánchez a la ciudad», y que el alcalde Abel Caballero es «cómplice de este agravio»

La delegada territorial de la Xunta de Galicia en Vigo, Marta Fernández-Tapias, ha señalado hoy al alcalde de Vigo, Abel Caballero, como «cómplice del retroceso de Vigo en connivencia con el Gobierno de España», y le llamó a defender los intereses de la ciudad por encima de los propios del PSOE en Madrid. Entiende la delegada que el Ejecutivo de Sánchez sigue gobernando «de espaldas a la ciudad», y mientras el regidor vigués «calla y admite que no se le dé a ciudad el lugar que le corresponde».

Es el caso, indicó la representante autonómica, del apoyo a una fábrica de baterías eléctricas en Cataluña, anunciada antes de que finalice el proceso de selección de iniciativas para optar a los hondos europeos y en la que el Estado anunció que incluso participará como accionista. En este sentido, Fernández-Tapias acusó al alcalde de perder ayer una «oportunidad de oro» para reclamar al Gobierno central el mismo trato para Vigo en lugar de «gastar sus energías culpando de nuevo a la Xunta, como viene siendo habitual».

Fernández-Tapias lamenta que «Caballero no estuvo la altura ante una noticia de estas características», conocedor de la importancia que tiene el sector de la automoción para la ciudad y de la existencia de la candidatura del proyecto AutoAncora, vinculado al grupo PSA con fábrica en Vigo y que busca movilizar 1.300 millones de euros       

Según dijo, su obsesión con la Xunta no le deja mirar por la ciudad, «prefiere atacarnos antes que reconocer la incompetencia del Ejecutivo de Sánchez», con el que comparte colores políticos. «Como la primera ciudad de Galicia, el alcalde debería reclamar el lugar que se merece ocupar Vigo en el ámbito de la política nacional», aseveró.  

Cúmulo de despropósitos

En este aspecto, insistió en que la fábrica de baterías catalana es sólo «un agravio más de los que colecciona a día de hoy el Gobierno Central con respecto a Vigo». Entre los más importantes, Fernández-Tapias citó el corredor del Mediterráneo frente al corredor Atlántico, que facilitaría la salida de mercancías desde el puerto vigués; la reivindicada salida Sur, que tiene que ver más con los pasajeros y que sigue sumando estudios informativos sin avances.

La conexión de Vigo a la red de transporte que Red Eléctrica de España deja fuera de su planificación es otra de las discriminaciones a las que hizo referencia Fernández-Tapias. Un compromiso que fue tenido en cuenta por el Gobierno de Mariano Rajoy y que ahora el presidente Feijóo tiene que volver a demandar. «No es que no nos den lo que nos corresponde, es que nos quitan lo que ya teníamos», apuntó. Según dijo, esta decisión de Sánchez perjudica la competitividad del tejido industrial de Vigo y la calidad del servicio a los consumidores.

Un cúmulo de decisiones discriminatorias, a ojos de la delegada territorial, ante las que el alcalde, de quien recordó llegó a liderar el fracasado plan de ceder 80 millones de euros de los remanentes de Vigo a Sánchez, «sigue callando». «Mal vamos sí cuando el Gobierno prima a otros territorios frente al nuestro, Caballero lo único que tiene que decir es que es culpa de la Xunta», subrayó para reclamarle que asuma sus responsabilidades como primero edil vigués y priorice a Vigo por enzima de todo.