Feijóo se despide de Vigo con los deberes hechos

Núñez Feijóo, ayer, con los miembros del Gobierno gallego en la Ciudad de la Justicia.

El todavía presidente se niega a participar del «sainete político» de Caballero y resume, tras el Consello de la Xunta celebrado ayer en Vigo, su compromiso con la urbe: «Me he dedicado a Vigo durante 13 años de presidencia y he cumplido con Vigo»

Ayer fue una jornada aparentemente normal, aunque con sabor a despedida. La gira del Consello de la Xunta por las ciudades gallegas dejó Vigo como última estación de Alberto Núñez Feijóo como presidente de la Xunta. Una elección, en cierta medida simbólica, para la urbe en la que, a nivel político, más quebraderos de cabeza ha sufrido por mor de un mensaje municipal en cierta medida populista, con Santiago siempre como excusa y culpable de cualquier problema que tenga la ciudad.

En este escenario, Feijóo, al tiempo que anunciaba una batería de medidas para Vigo, mostraba su satisfacción por haber cumplido con la urbe. «Yo me he dedicado a Vigo durante 13 años de presidencia de la Xunta y he cumplido con Vigo», subrayaba el presidente gallego, recordando que ha llevado a cabo las grandes actuaciones anunciadas en sus programas electorales para la ciudad.

Sobre esta base, Núñez Feijóo repasaba también algunas de las inversiones realizadas durante todos estos años, entre las que destaca la construcción del hospital Álvaro Cunqueiro, la aportación para la nueva depuradora, la Ciudad de la Justiciaque se inaugurará en apenas un mes– o el impulso al sector de la automoción y del naval.

Con esta perspectiva, y ya camino de Madrid, el presidente gallego se niega a «perder mucho más tiempo en esto» cuando, una vez más, desde la Alcaldía aluden a una supuesta deuda de la Xunta con la ciudad. «Yo me dedico a los ciudadanos de Vigo, a nada más», resumía, antes de calificar de «aburrida»: «Y los primeros aburridos son los ciudadanos de Vigo; no voy a formar parte del sainete».

Tras anunciar nuevas inversiones por 40 millones de euros, Feijóo deja tras de sí los objetivos con Vigo cumplidos. «Me presenté con el compromiso de hacer un nuevo hospital, está hecho. Me presenté con el compromiso de hacer una depuradora, la mayor de la fachada atlántica, está hecha. Me presenté con el compromiso de reactivar la industria de la automoción y hoy Vigo es el primer productor de vehículos de automóviles de España. Me presenté con el compromiso de reactivar el sector naval, que estaba en profunda crisis, con varios astilleros cerrados, y en Vigo, salvo dos astilleros, todos tienen carga de trabajo», resumía.