En-Colectivo valora «muy negativamente» la sentencia sobre el cobro de los peajes de la AP-9 durante las obras de Rande

Prueba de carga realizada durante los trabajos de ampliación de Rande.

«Esto es algo que resulta prácticamente imposible para un usuario a título personal y supone un retroceso de más de cincuenta años en la lucha por la defensa de los derechos de los consumidores al negar la posibilidad de presentar demandas conjuntas», subraya el presidente, Diego Maraña

Después de que la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Pontevedra desestimase los recursos de apelación interpuestos por la Asociación En-Colectivo y por el Ministerio Fiscal contra la sentencia del Juzgado de lo Mercantil nº1 sobre el peaje de Rande, que condenaba a la concesionaria de la AP-9 a indemnizar a los perjudicados por un total de 81 incidencias que se produjeron durante las obras que se registraron durante entre febrero de 2015 y junio de 2018, dicha asociación, que aglutina a una parte muy importante de los afectados, ha valorado «muy negativamente» el fallo.

Así, Diego Maraña, presidente de En-Colectivo, señala que «valoramos muy negativamente esta sentencia porque supone un varapalo para los consumidores al negarles el derecho a las indemnizaciones aprobadas anteriormente y al no admitir que el Ministerio Fiscal y las asociaciones como la nuestra puedan reclamar a Audasa algún tipo de responsabilidad».

«Para justificar este hecho los jueces de la Audiencia Provincial se amparan en los diferentes decretos aprobados por el Gobierno para permitir la obra de ampliación del Puente de Rande a cambio de la subida del precio de los peajes y de la prolongación de la concesión hasta el año 2048, pero estos acuerdos están actualmente siendo cuestionados en diferentes ámbitos», añade.

Asimismo considera que la sentencia es contradictoria ya que, a la vez que niega a En-Colectivo y al Ministerio Fiscal la posibilidad de reclamar, abre la puerta a estimar reclamaciones individuales por los daños ocasionados por las obras como puede ser un reventón en una rueda. «Esto es algo que resulta prácticamente imposible para un usuario a título personal y supone un retroceso de más de cincuenta años en la lucha por la defensa de los derechos de los consumidores al negar la posibilidad de presentar demandas conjuntas», apunta.

En los próximos días En-Colectivo estudiará detenidamente todos los puntos de la sentencia para poder hacer una valoración más en profundidad de la misma y decidir qué medidas adoptar al respecto.