El PP municipal llevará a pleno una moción para reclamar la congelación de los peajes en la AP-9 y evitar una subida histórica cercana al 10%

El encarecimiento, advierte, situaría el tramo entre Vigo y A Coruña en 19,15 euros y Ferrol y Tui por encima de los 25 euros, disparando su coste

La formación popular se suma en Vigo a la petición de la Xunta de Galicia de frenar el alza, e insiste en seguir el ejemplo de las vías autonómicas

Alerta de que los usuarios se enfrentarían a partir de enero al mayor incremento de tarifas, alcanzando una subida del 26,4% en diez años

El Grupo Municipal del PP de Vigo llevará al pleno del próximo 30 de noviembre una moción para instar al Gobierno central a que adopte las medidas que sean necesarias para la congelación de los peajes en la AP-9 y evitar una subida histórica cercana al 10%.

Así lo avanzó hoy su portavoz Alfonso Marnotes, quien advirtió que el encarecimiento situaría el tramo entre Vigo y La Coruña en 19,15 euros y Ferrol y Tui por encima de los 25 euros, disparando su coste. En este sentido, alertó que la AP-9 se enfrentaría a partir de enero a la mayor subida de tarifas que se recuerda tras las registradas en el 2012, con un incremento acumulado del 26,4% en los últimos diez años.

Tras señalar que se trata de la principal arteria de comunicación por el eje atlántico, concentrando el 60% de los tráficos, recordó que es una de las vías de pago más elevadas de España. “A día de hoy, pese a las bonificaciones implantadas, la AP-9 tiene un coste medio por kilómetro de 6,12 céntimos”, señaló.

La formación popular se suma a través de esta moción a la reclamación de transportistas, usuarios y la Xunta, que reclaman al Gobierno central frenar este “tarifazo” pues, incidió Marnotes, “depende solo de la voluntad del Ejecutivo de Sánchez”.

“Esto significa que, si el Gobierno central no lo remedia, a partir del 1 de enero la subida de los peajes rondará el 10 por ciento, lo que supondrá el segundo mayor incremento de la serie histórica”, indicó. En esta misma dirección, lamentó que no se tomasen medidas en los Presupuestos Generales del Estado con el objetivo de paliar el impacto de esta subida en los bolsillos de las familias y en la competitividad de las empresas, como sí hizo la Xunta consignando una partida de 4,8 millones de euros para asumir la congelación y bonificación de los peajes en las vías de su competencia. Una medida que, en el caso de Galicia, no ha sido aislada pues ya en enero de 2022, tal y como recordó Marnotes, el Ejecutivo autonómico asumió la mitad del incremento del IPC, un 2,5%, para evitar que repercutiera en los usuarios. Por tanto, en opinión de Marnotes, que exigió al Gobierno de España tomar ejemplo, “está fuera de toda duda que es una cuestión de voluntad política.