El PP de Vigo pide al Gobierno local que revise los árboles en los parques y colegios de la ciudad para comprobar su estado y evitar su caída

El concejal Miguel Martín exige saber si desde la Concejalía de Parques y Jardines se ha tomado algún tipo de medida y si se ha puesto en marcha el plan de prevención que se le reclamó en comisión informativa

El edil popular señala que en apenas dos meses se han producido episodios muy graves relacionados con este tipo de incidentes, como el sucedido en la Gran Vía que provocó el ingreso de una mujer en la UCI

El PP de Vigo, a través de su concejal Miguel Martín, ha solicitado al Gobierno local que revise los árboles de los parques y colegios de la ciudad para comprobar su estado y evitar su caída. Se ha pronunciado en estos términos después de que la pasada noche se precipitase un olmo de grandes dimensiones sobre unos columpios infantiles.

- Publicidad -
Centaurus Box Vigo Cross Training

En este sentido, el edil popular se ha preguntado si desde Praza do Rei están esperando a que “tengamos que lamentarnos por algún hecho trágico que se hubiera podido evitar” para tomar algún tipo de medida. Además, ha exigido saber si desde la Concejalía de Parques y Jardines se ha puesto en marcha un plan de prevención del arbolado vigués, tal y como se le reclamó desde el Partido Popular en comisión informativa.  

Martín ha puesto el acento en que, en apenas dos meses, se han producido varios accidentes en la ciudad por este tema, para citar la caída de una rama de gran tamaño en el vehículo de una familia en Cataboi, sobre la que ya había advertencias previas de los vecinos en el Concello. Asimismo, hizo referencia a un suceso de especial gravedad, acontecido en plena Gran Vía, hace escasas semanas, cuando una mujer tuvo que ser trasladada a la UCI por la caída de un árbol encima de su coche mientras circulaba por ese lugar.    El concejal ha insistido en la necesidad y la urgencia de que se realice una revisión e inspección de aquellos ejemplares susceptibles de provocar algún siniestro, especialmente en las zonas más sensibles, en alusión a los parques infantiles, colegios o las zonas de tránsito. A este respecto, ha advertido que, aunque el riesgo cero es imposible, se puede hacer mucho por minimizarlo al máximo, y no dejar “al albur de la causalidad o la suerte el que no ocurra nada”.