El PP de Vigo lleva a pleno el conflicto de Vitrasa e incluye la reprobación del alcalde por su “soberbia y chulería” en los enfrentamientos con los trabajadores

El Grupo municipal buscará el apoyo de la Corporación a la plantilla de la concesionaria pública en su defensa de los derechos laborales e, insistirá, en la mediación del Gobierno local en el conflicto  

El PP de Vigo llevará al pleno del próximo 28 de diciembre el conflicto que desde hace más de dos años mantiene enfrentados a la plantilla y la dirección de la concesionaria pública del transporte en la ciudad. Una moción en la que los populares vigueses incluyen la reprobación del alcalde por su “soberbia y chulería” en los enfrentamientos con los trabajadores.

Respecto a este último punto, el texto profundiza sobre los “gestos despreciativos” con los que el regidor vigués despachó a un grupo de trabajadores que le reprocharon en la calle su inacción y complicidad con los dirección de la compañía. “Una provocación totalmente rechazable, innecesaria y evitable”, recoge el documento sobre el signo de victoria que les regaló el munícipe vigués a la salida de sendos actos los días 14 de noviembre y 5 de diciembre, e “impropia de un dirigente público”.

Según argumentan los populares de Vigo, este conflicto en el que Caballero se “limita a echar balones fuera, acusando a los trabajadores de hacer una huelga política y desoyendo las llamadas a las mediación realizadas por el comité de empresa”, está afectando de manera considerable a un servicio público per se muy deficiente. Se muestran así muy críticos con que los usuarios sean los principales perjudicados de un enfrentamiento en el que el Ejecutivo local ha evitado involucrarse, “pese a ser su obligación” por tratarse de una contrata municipal.

Prosigue el texto que el origen de este conflicto viene marcado por la prórroga de cinco años que el equipo de Caballero firmó con Vitrasa en plena pandemia, incumpliendo su propia palabra. Una extensión del contrato que, aún siendo legal, no era obligada, tal y como apuntan la moción popular, y que provocó, según argumenta la propia compañía, el desequilibrio financiero que arrastra desde entonces.

Los populares hacen así alusión al cobro de una indemnización previa satisfecha por el Estado de 5,6 millones de euros y a la nueva que se prepara a nivel municipal para exigir al Gobierno local información sobre este último cálculo y los plazos de pago, documentación que se le negó a los grupos de la oposición. Sospecha el PP, y así lo hace constar en el escrito, que el alcalde mintió cuando dijo que este expediente estaba ultimado hace un mes, pues “su único objetivo era evitar que los trabajadores boicoteasen el encendido de las luces de Navidad”.

Asimismo, a través de esta moción, el PP buscará el apoyo plenario para instar a la empresa a recuperar todos los autobuses, frecuencias y líneas suprimidas desde el 2019 y retomar así un servicio de transporte público acorde a las necesidades de los vigueses. También para la convocatoria con carácter de urgencia del Consello Sectorial de Transportes del Concello de Vigo.