El metal gallego perdió más de 300 empresas en 2020

El sector metalúrgico representa el 20% del PIB gallego.

Asime presenta el Informe Anual del Sector, que recoge también una reducción del empleo del 2%

El sector del metal gallego perdió más de 300 empresas en 2020, un año marcado por la pandemia en el que la facturación bajó un 12% situándose en los 12.038 millones. Estos datos se encuentran en el Informe Anual del Sector del Metal 2020, que ha difundido hoy la Asociación de Industrias del Metal y Tecnologías Asociadas de Galicia (Asime).

En este escenario, calificado por el secretario Enrique Mallón como «malo», cabe destacar, también, la reducción del empleo un 2%. Pese a ello, la industria suma todavía 57.345 trabajadores.

Ello pese al sector de la automoción que, con el grupo Stellantis a la cabeza, en 2020 fabricó más de un 22% más de vehículos que en el ejercicio precedente, lo que se tradujo en 19.695 trabajadores contratados, un 1% más que el anterior, y en un facturación de 8.823 millones de euros, lo que supone un incremento del 2%.

Junto a la automoción, en el lado positivo de la balanza, cabe destacar la construcción y las estructuras metálicas, que se incrementaron un 3% en trabajadores con contrato, hasta los 16.046, y que registraron una facturación de 464 millones de euros, lo que supone un crecimiento del 2%.

Frente a estos sectores se sitúan otros como la industria aeronáutica, que ha tenido un año «absolutamente negativo», con una caída de la facturación del 40%; o la construcción naval, marítima y de energías limpias, con una caída del empleo del 6% y una caída de la facturación del 30%. «Aquí hay que hacer una reflexión sencilla: necesitamos incrementar la cartera de perdidos, contratar más embarcaciones, y eso va a ser muy difícil que se haga en 2021 cuando tenemos a Barreras y Marina Meridional y Navantia en una situación compleja», ha expuesto Mallón.