El IEO estudia los hábitats profundos de fondos blandos del Mar Cantábrico

Durante una semana se ha podido filmar de forma continua el campo de esponjas descubierto hace dos años a 1000 metros de profundidad frente a las costas de Santander

Un equipo científico multidisciplinar del Instituto Español de Oceanografía (IEO, CSIC) zarpó el pasado 26 de julio del puerto de Ferrol a bordo del buque oceanográfico Ángeles Alvariño para continuar la monitorización del estado ambiental de los fondos sedimentarios del Cantábrico utilizando la más avanzada tecnología de grabación de imágenes submarinas.

Durante 15 días, científicos delIEO han recorrido el litoral del Cantábrico con el objetivo de continuar con la monitorización del estado ambiental de los fondos blandos del Cantábrico, en el marco del programa de Estrategias Marinas, realizando un seguimiento anual del estado de los ecosistemas de estos fondos, amenazados por diversas presiones humanas.

En la campaña CIRCASED 0823 el personal científico ha utilizado tecnología de vanguardia, incluyendo el uso de un trineo fotogramétrico, el TASIFE 2013 y el uso de “landers”, cámaras submarinas que se fondean junto a un cebo y que permiten grabar de manera continuada la actividad submarina incluso a estas enormes profundidades. Las características de ambas herramientas de muestreo han permitido al equipo científico muestrear profundidades de más de 1000 metros, grabando hábitats nunca explorados.

Además, la tecnología “Lander” y “Lander pick”, desarrollada por el IEO, ha grabado por primera vez la actividad biológica en el campo de esponjas hexactinellidas Pheronema carpenteri, descubierto frente a las costas de Santander a más de 1000 metros de profundidad en la campaña CIRCASED realizada en 2021, lo que aporta una valiosa información de cara a conocer mejor estos valiosos y vulnerables ecosistemas marinos.

Las Estrategias Marinas en España

La campaña se enmarca en el proyecto ESMARES financiado por el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico y forma parte del programa de seguimiento del IEO que sirve para dar cumplimiento a la Directiva Marco europea sobre la Estrategia Marina y que supone un esfuerzo científico sin precedente con más de 25 campañas de investigación oceanográfica y campañas de observación mediante buceo científico planificadas para el 2023.

El desarrollo de este programa de seguimiento estandarizado permitirá estudiar la evolución de los hábitats en las diferentes regiones españolas. Esto implica tener, por un lado, un conocimiento profundo de la distribución espacial de los hábitats, así como de su estado de conservación y, por otro lado, conocer el impacto de actividades como la pesca o amenazas como el cambio climático sobre los mismos.

“El análisis de los impactos sobre los hábitats vulnerables es esencial para el diseño de medidas de gestión enfocadas en su protección, tratando de armonizar la conservación de los ecosistemas marinos con los efectos sobre las actividades económicas que se desarrollan en la zona”, explica José Manuel González Irusta, investigador del Centro Oceanográfico de Santander del IEO y jefe de la campaña.