EL IEO estudia la presencia de basura en el área marina protegida del Banco de la Concepción

Personal investigador de los centros oceanográficos de Vigo y Canarias realizan este trabajo con vehículos submarinos y a profundidades entre los 150 y los 1000 metros

Personal investigador de los centros oceanográficos de Vigo y Canarias del Instituto Español de Oceanografía (IEO, CSIC) evalúa por primera vez la presencia de basura y sus interacciones con las comunidades bentónicas en el monte submarino del Banco de la Concepción, un área marina protegida al noreste de Lanzarote.

- Publicidad -
Centaurus Box Vigo Cross Training

El estudio, publicado en la revista Environmental Pollution, se basa en grabaciones de videos submarinos realizadas con el vehículo remolcado TASIFE, que han servido para caracterizar la basura marina del área de estudio, a profundidades entre los 150 y los 1000 metros. Mediante esta técnica de evaluación no invasiva, el equipo investigador ha podido geolocalizar los ítems registrados, identificar el tipo de desechos y analizar las posibles interacciones entre la basura y la biota.

El 70% de los 56 transectos analizados presentaron algún tipo de basura, si bien no se encontraron zonas de acumulación. El plástico fue el material más abundante, representado en gran medida por ítems relacionados con la actividad pesquera, como monofilamentos y marañas de palangre. Además, se identificaron botellas de vidrio, restos de metales y materiales de composición diversa. 

Menos del 20% de estos elementos apareció afectando a organismos bentónicos, siendo los restos de palangre los responsables de la mayoría de estas interacciones. La esponja Asconema setubalense, fue la especie que apareció más frecuentemente en contacto con la basura, aunque solo el 5% de los ejemplares presentaron daños visibles.

“Este trabajo muestra como el uso de vídeos submarinos puede ser una muy buena aproximación para estudiar la basura marina del fondo marino y sus interacciones con la biota”, señala Mónica Incera, investigadora del Centro Oceanográfico de Vigo y primera autora del estudio.