EL HIJO DEL CHÓFER

Biografía, en parte novelada, de una figura del periodismo catalán de los últimos tiempos: Alfons Quintà. Fue, durante años, destacado cronista de la edición catalana de El País, director de El Mundo en Cataluña, y, sobre todo, el primer director de TV3, la televisión automática catalana, e hizo de ella una televisión moderna. Pero, al margen de sus éxitos, fue sobre todo uno más de una compleja trama de corrupción y tráfico de influencias, sobre todo después de investigar a fondo el polémico caso de Banca Catalana y poner al entonces presidente Jordi Pujol contra las cuerdas.

Autor: Jordi AMAT – Editorial: TUSQUETS. Barcelona,2020. –  Páginas: 256 – Género: Biografía. Público: Adultos


El personaje biografiado en este libro, me pilló completamente de nuevas; no le conocía, como creo que la mayoría de vosotros, ya que se trata de un personaje importante en el mundo de la prensa, pero conocido en  Cataluña, donde trabajó toda su vida. El libro es interesante, en mi opinión, no tanto por el personaje, como por la época histórica en que se centra.

Vayamos por partes. El autor, Jordi Amat (Barcelona, 1978), es sobre todo filólogo y crítico literario. Habitualmente escribe ensayo, tanto en catalán como en castellano, especialmente sobre temas culturales. Esta es su primera incursión en un asunto que, sin dejar de narrar un asunto de fondo cultural, se convierte enseguida en un problema político realmente bastante sucio.

Nos situamos en Cataluña, a finales de los años sesenta del siglo pasado. Josep Pla es el escritor en catalán más leído, y tiene a su alrededor un grupo pequeño de personas especialmente cercanas. Uno de ellos le hace de chófer: precisamente el padre de Quintà. Un gran chófer y amigo para Pla, un pésimo marido y peor padre, según le recuerda su hijo. Pero Alfons, pese a todo, consigue el éxito utilizando las influencias que heredó de las relaciones de su padre.

Quintà fue, así, director de El País en Cataluña, y delegado de El Mundo. Para el periódico del grupo PRISA investigó el caso Banca Catalana, que dejaba en el peor lugar al entonces todopoderoso Jordi Pujol; y las cloacas del estado consiguieron que toda esa información quedara sin publicar, al tiempo que Alfons Quintà era nombrado ni más ni menos que director de la TV3. Logra hacer de ese canal una televisión moderna y actual, y todos le estarán agradecidos por eso; pero…

El libro, para mí, supuso un muy interesante ensayo sobre la política catalana entre 1965 y 1985. También me sirvió para conocer mejor el fenómeno de la creación de la autonomía catalana, donde sí que había cloacas y corrupción desde el primer minuto, como queda demostrado en el libro. El personaje protagonista quizá fuera un gran periodista, no lo sé; pero era un pobre hombre, con una infancia muy dura, que se convirtió con el paso del tiempo en una mala persona, muy mala. Así queda demostrado en el libro, que es una biografía, no una apología, y que resulta interesante también a los que no somos catalanes, al presentarnos la historia reciente (y no muy edificante) de una parte de España.