El ex alcalde pedáneo de Bembrive acepta 9 años de inhabilitación para ejercer cargos públicos

Ballesteros saluda al alcalde de Vigo, Abel Caballero, en la época en que era pedáneo de la entidad. Foto: emd.cat

Esta condena se suma a la impuesta el año pasado por un delito de falsedad, en concurso medial con un delito de malversación y un delito de prevaricación, por pagar una obra no ejecutada

El ex alcalde pedáneo de Bembrive, Roberto Ballesteros, ha aceptado hoy una condena de nueve años de inhabilitación para ejercer cargos públicos durante una vista celebrada en la Sección Quinta de la Audiencia Provincial, con sede en Vigo, que se ha resuelto con sentencia de conformidad.

La condena se suma a la que se le impuso en marzo del año pasado a dos años y dos meses de prisión y a siete años de inhabilitación para cargo y empleo público por un delito de falsedad, en concurso medial con un delito de malversación y un delito de prevaricación, por pagar una obra no ejecutada, sentencia ratificada por el Tribunal Superior de Justicia de Galicia (TSXG).

Cuando se dictó esta sentencia, el ex alcalde pedáneo ya cumplía otra pena de 7 años de inhabilitación para cargo público por otro delito de prevaricación del que fue declarado culpable. En esa ocasión Ballesteros había decidido, en junio de 2013, suspender las retribuciones de los vocales del PP en la entidad local; actuación que llevó a cabo pese a ser advertido por el secretario-interventor de la ilegalidad de la misma.

Hoy, Ballesteros ha aceptado ser autor de otro delito de prevaricación administrativa por haber contratado entre 2013 y 2016, también siendo alcalde pedáneo, diferentes obras en la Pedanía de manera directa y verbal. Entre estas obras y servicios figuraban la retirada de un vertido cerca de un campo de fútbol o la construcción de un ‘skate park’ en la parroquia, y para llevarse a cabo fue necesaria una modificación de crédito de 800.000 euros.