El CSIC inicia el proyecto “CONECTE” en las Islas Atlánticas de Galicia

Su objetivo es evaluar y reforzar la conservación ejercida por el Parque Nacional Marítimo Terrestre das Illas Atlánticas de Galicia en la diversidad de elasmobranquios costeros (tiburones y rayas) en la franja costera Atlántica española. Para ello, se emplearán metodologías innovadoras, como la telemetría acústica o técnicas genómicas

La investigación, dirigida por Alexandre Alonso Fernández, está financiada por el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico en el marco del programa “Proyectos de investigación científica en la Red de Parques Nacionales 2022”

El Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) inicia, a través del Instituto de Investigaciones Marinas (IIM), el proyecto “CONECTividad Ecológica y el papel del Parque Nacional Islas Atlánticas de Galicia en la conservación de Elasmobranquios costeros (CONECTE)”, con una duración de tres años y financiado por el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico en el marco del programa “Proyectos de investigación científica en la Red de Parques Nacionales 2022”.

- Publicidad -
Centaurus Box Vigo Cross Training

El investigador principal es Alexandre Alonso Fernández y en el que equipo de investigación están Francisco Saborido Rey, Sonia Rábade Uberos, Laura Casas Castaño y Gonzalo Mucientes Sandoval, del grupo Ecología y Recursos Marinos. 

El proyecto cuenta con la colaboración del Parque Nacional Marítimo Terrestre das illas Atlánticas de Galicia (PNMTIAG).

El objetivo principal es estudiar los patrones de movimiento y comportamiento que determinan la conectividad de las subpoblaciones de elasmobranquios costeros en respuesta a las presiones ambientales en el entorno de los espacios protegidos del PNMTIAG. Se empleará para ello como metodología principal la telemetría acústica, herramienta que proporcionarán estimaciones continuadas de los movimientos a nivel de individuo durante largos periodos de tiempo (meses a años). 

“Brevemente, consiste en el marcaje de individuos con emisores acústicos que emitirán una señal cada poco tiempo que será almacenada en receptores submarinos previamente fondeados en la zona de estudio. Se marcarán 100 individuos en el transcurso del proyecto. Se aplicarán también técnicas genómicas, lo que supone un avance en el uso de nuevas aproximaciones para el conocimiento y monitorización de los ecosistemas en aguas abiertas de la Red de Parques Nacionales”, avanza Alexandre Alonso Fernández.   En cuanto a las especies seleccionadas como objeto de estudio, desde el equipo de investigación explican que “dentro de las estrategias de conservación de la biodiversidad marina existen ciertos grupos taxonómicos especialmente vulnerables por su historia vital y su papel en el ecosistema. Este es el caso de los elasmobranquios: tiburones y rayas”.  

“Para lograr el objetivo principal de la investigación es preciso obtener un conocimiento adecuado de la conectividad ecológica de los elasmobranquios costeros. Esto permitirá realizar propuestas de designación de nuevos espacios protegidos o para la ampliación o adaptación de los ya existentes frente a escenarios futuros, incluido el cambio climático”, destaca Alenxandre Alonso Fernández.

Dentro de ese gran objetivo global identificamos los siguientes objetivos específicos como identificar la conectividad poblacional de las especies de elasmobranquios costeros que habitan en el entorno de espacios marinos protegidos de aguas atlánticas gallegas; estimar el grado de conectividad genética de las especies de elasmobranquios costeros que habitan en el entorno de espacios marinos protegidos de aguas atlánticas gallegas; evaluar la eficacia de las medidas de protección espacial existentes en base a la evidencia científica obtenida; identificar las necesidades de conservación basadas en la evidencia para proponer nuevos o modificar los existentes espacios protegidos y mantener y fortalecer la conectividad espacial e  incrementar el compromiso social en la protección y conservación de nuestra biodiversidad marina, especialmente de los elasmobranquios costeros.

El proyecto CONECTE supone la consolidación de la línea de investigación sobre ecología espacial y conservación iniciada en proyectos anteriores por el grupo de investigación, tales como el proyecto TAC (2018, Fundación Biodiversidad), que permitió la puesta en marcha de un red de monitoreo del comportamiento y movimientos de organismos marinos que dio lugar a las primeras publicaciones científicas sobre ecología espacial de elasmobranquios marinos en la zona; o el proyecto iGENTAC (2020, Fundación Biodiversidad), con el que desarrollaron herramientas basadas en técnicas de muestreo mínimamente invasivas para la implantación de programas de monitoreo de especies costeras en un área marina protegida.

“CONECTE es un paso adelante en relación a los avances realizados en los proyectos anteriores. En concreto, aplicaremos un novedoso enfoque combinando monitoreo de individuos a múltiples escalas espaciales que nos permitirá monitorizar especies muy móviles, como los elasmobranquios costeros, durante largos períodos de tiempo. Usaremos, además, un enfoque multidisciplinar al estudio de la conectividad”, destacan desde el equipo de investigación.  Los datos que se obtengan con la investigación serán incorporados a la ETN (European tracking Network), iniciativa paneuropea para integrar todas las redes de seguimiento acústico en funcionamiento.