El Covid representa «un gran simulador dermatológico, como lo fue la sífilis en su día»

La doctora Carmen Rodríguez Cerdeira, dermatóloga del Hospital Vithas Vigo, es la primera firmante de un estudio publicado en enero en la prestigiosa revista ‘Biology’ y en el que participaron 5 países

La investigación determina que las manifestaciones cutáneas pueden permitir un diagnóstico precoz o guiar el pronóstico y el tratamiento del coronavirus  

La dermatóloga del Hospital Vithas Vigo Carmen Rodríguez Cerdeira es la primera firmante de los 11 investigadores que suscriben el estudio publicado el pasado enero en la prestigiosa revista ‘Biology’ que determina que el Covid-19, activo o pasado, puede adoptar la forma de «un gran simulador» y mostrar síntomas de otras enfermedades cutáneas. El mismo estudio, ratifica que las erupciones cutáneas, febriles o no, son un síntoma del Covid que puede permitir un diagnóstico precoz o guiar el pronóstico y el tratamiento de la enfermedad.  

Esta es una de las principales investigaciones sobre el coronavirus desde el punto de vista de la dermatología. En ella han participado 11 investigadores que han analizado una treintena de casos de cinco países (España, México, Argentina, República Dominicana, e India). 

Según el artículo publicado en ‘Biology’, el Covid representa «un gran simulador, como lo fue la sífilis en su día», es decir, que adopta los síntomas de otras enfermedades cutáneas. Sin embargo, el tratamiento no puede ser el mismo, ya que el origen de estos síntomas no es el «tradicional», sino el propio Covid.  

En este sentido, la dermatóloga Rodríguez Cerdeira explica que es muy importante hacer una correcta historia clínica y reflejar que el paciente tiene, o ha tenido, Covid-19, ya que puede explicar muchas afecciones dermatológicas «simuladas».  

Los síntomas dermatológicos también sirven para diagnosticar Covid 

Esta investigación, en la que han colaborado la Sociedad Mexicana de Dermatología y la Sociedad Europea de Mujeres Dermatológicas y Venereológicas, ambas miembros de la Liga Internacional de Sociedades Dermatológicas, ratifica que «existen problemas aún por abordar, especialmente los relativos a los mecanismos fisiopatológicos subyacentes a la infección por SARS-CoV-2»; al tiempo que ratifican los pocos estudios realizados al respecto y que apuntan a que las erupciones cutáneas, febriles o afebriles, supone un síntoma más de Covid-19 que se podría diagnosticar o tratar la enfermedad.  

A través del estudio de 31 pacientes de cinco países, los investigadores encuentran que las manifestaciones dermatológicas más frecuentes son lesiones de urticaria (26,8%); y en otro 22,60% de los casos, los pacientes presentaban lesiones similares a los sabañones o perniosis. Se trata de heridas eritematosas, parecidas clínicamente a la perniosis (como los sabañones) asintomáticos al principio, aunque con el tiempo provocan dolor y que aparecen en manos y pies.  

La relación de lesiones dermatológicas relacionadas con el SARS-CoV-2 se completa con erupción o exantema maculopapular, en un 16,10%; livedo racemosa (un patrón reticular de decoloración rojiza y azulada de la piel), en un 12,90%; petequias y/o púrpura, en un 6,50% de los pacientes; y el mismo porcentaje, son los que presentan isquemia distal y necrosis. En otro 9,70% de las ocasiones se deben a otras lesiones cutáneas.  

En el mismo estudio, la doctora Carmen Rodríguez Cerdeira advierte que es posible que haya muchos pacientes con manifestaciones cutáneas que están pasando o hayan pasado una infección con síntomas mínimos y, por tanto, no se hayan hecho PCR para coronavirus. En estos casos, es «enormemente» difícil encontrar la relación entre el SARS-CoV-2 y las lesiones cutáneas.  

La publicación recoge, también, las relaciones de los pacientes con otros familiares no infectados; el comportamiento en embarazadas y en niños; así como el comportamiento de la piel en pacientes con síntomas leves o asintomáticos y en personas con enfermedad leve o severa.

Este estudio coincide con otros ya publicados, aunque su importancia radica en que «aporta nuevos datos de pacientes a la literatura existente» utilizando datos de pacientes de cinco países, y demostrando «que las características clínicas corroboran las observadas en estudios anteriores».  

«Además, existen problemas aún por abordar, especialmente los relacionados con los mecanismos fisiopatológicos subyacentes a la infección por SARS-CoV-2», lo que puede conducir a una mayor claridad sobre la naturaleza de las respuestas de las células T a la covid-19. El artículo firmado por la Dra. Rodríguez Cerdeira plantea la necesidad de continuar investigando para conocer «el tratamiento adecuado de las opciones para patrones morfológicos específicos de presentación vital» y comprender el conocimiento holístico de las lesiones cutáneas asociadas con Covid-19.