El Chuvi diagnostica cada año 350 casos de cáncer de mama y realizó el año pasado 608 operaciones

La coodinadora da Unidad de Mama, Rosa Mallo (segunda por la izquierda) junto con algunos profesionales de la Unidad de Linfedema del Meixoeiro.

Con motivo del Día Mundial de esta dolencia, que se celebra este lunes, una docena de pacientes participan en un encuentro impartido por fisioterapeutas del Meixoeiro para ofrecer pautas y técnicas que ayuden a prevenir el linfedema secundario en las operaciones de mama

Las nuevas instalaciones de la Unidad de Mama duplican su superficie, lo que hizo posible mantener su actividad durante la pandemia garantizando las condiciones de seguridad

La profesionales sanitarios de la Unidad de Patología de Mama, emplazada en el hospital Meixoeiro, diagnostican 350 casos nuevos de cáncer de mama cada año. Sólo durante el último ejercicio realizaron 608 operaciones quirúrgicas, 7.771 consultas médicas, y 20.300 pruebas diagnosticas y técnicas intervencionistas.

Estas son sólo algunas de las cifras que arroja el Complejo Hospitalario Universitario de Vigo – Chuvi, y que se pueden poner en valor con motivo de la celebración, el próximo lunes, del Día Mundial del Cáncer de Mama. Una jornada con motivo de la cual la Unidad de Linfedema del servicio de Rehabilitación organizaba ayer una sesión informativa sobre linfedema dirigida a pacientes, que se desarrolló en el salón de actos del Meixoeiro y en la que participaron una docena de mujeres operadas de cáncer de mama.

Los fisioterapeutas de esta Unidad ofrecieron información sobre esta patología y las pautas de prevención necesarias para evitar esta complicación tras la operación quirúrgica de lesiones mamarias.

El linfedema es un tipo de edema producido por una acumulación de linfa, un líquido orgánico rico en proteínas de alto peso molecular, que produce un aumento de tamaño o inchazón de una extremidad o de cualquiera otra zona del cuerpo. Cursa con  dolor y limitación de movilidad, pudiendo presentar también lesiones cutáneas e incluso infecciones recurrentes como celulitis o linfacitis. Además de estos cambios físicos, los pacientes que lo padecen pueden desenrollar alteraciones psicosociales que limitan su calidad de vida.

Según explica Amparo García, coordinadora de Fisioterapia del Hospital Meixoeiro, «el tratamiento combina varias técnicas: el drenaje linfático manual, la presoterapia multicompartimental y el vendaje multicapa de baja elasticidad«. «Es un tratamiento largo, ya que cada sesión dura aproximadamente 60 minutos, y una vez finalizado el paciente debe utilizar una pieza de compresión hecha la medida de forma  permanente», añade.

La Unidad de Linfedema  del Chuvi, emplazada en el Hospital Meixoeiro, está formada por dos médicos rehabilitadores y cuatro fisioterapeutas especializados en técnicas de tratamiento físico específicas de linfedema. Diariamente se tratan16 pacientes, no solo con linfedema secundario, sino también pacientes con linfedema primario donde la alteración del funcionamiento del sistema  linfático es congénita; en algunos casos también se trata a niños. Esto supone una cifra de unos 3.000 tratamientos al año.

Las nuevas instalaciones garantizan la seguridad en la pandemia

La Unidad de Patología mamaria estrenó a principios de año nuevas instalaciones en el Meixoeiro, con una estructura que duplica la superficie de la anterior, con espacios amplios y cómodos para pacientes y trabajadores.

Según la coordinadora de la Unidad, Rosa Mallo, «el espacio actual  permite los circuitos diferenciados de las salas de espera, diferenciando entre las salas para consultas y las de las pruebas de imagen; la nueva estructura posibilitó, en la actual pandemia, preservar las distancias interpersonales y mantener la actividad de nuestra Unidad garantizando las condiciones de seguridad».