EL CHISME

El conocido y polifacético publicista español se aventura con su primera novela. El protagonista es Diego, un informático en crisis (divorciado, no acaba de conseguir conectar con su pequeña hija, no sabe si su empresa conseguirá prosperar, aún vive con su madre…), al que un azar y el avance de la inteligencia artificial le da la oportunidad de prosperar, aunque para ello debe renunciar a sí mismo, y a la verdad.

Autor: Risto MEJIDE – Editorial: ESPASA Madrid, 2021 – Páginas: 240– Género: Misterio, ciencia – ficción. Público: General


Con Risto Mejide (Barcelona, 1974), una de dos: o se le odia, o se le odia. Y él ha sabido muy bien explorar esa imagen suya de resabiado, de persona que está de vuelta de todo… Y le ha ido bien: desde sus comienzos de criticón en Operación Triunfo, ahora ya presenta sus propios programas, es juez en Got Talent… Y ha escrito ya unos cuantos libros. Según parece, esta es su primera novela.

Va a ser difícil escribir una recensión. No puedo hacer un resumen, además de lo indicado en la entradilla de este artículo, sin hacer spoiler. El personaje principal es un modelo del joven actual, una cultura del éxito a cualquier precio, a poder ser sin esfuerzo. Su jefe, un empresario que no sabe resolver las dificultades de la empresa más que huyendo hacia adelante. Su amigo Mateo, quien le ata a la tierra, aunque sus ataduras no son las mejores… La vida de Diego, en definitiva, es un desastre. Pero una mezcla de ¿casualidad? y delirio informático le permitirán alcanzar el éxito, y todos sus objetivos: mejor sueldo, la chica de sus sueños, publicar un libro… pero acaba dudando de que todo ello merezca la pena.

Risto Mejide tiene sus ideas y sus formas, y aquí quedan de manifiesto. Por ejemplo: critica mucho, pero tienda a no dar soluciones. Este libro es una crítica al modelo social actual, pero ni explica por qué hemos caído en eso, ni da ninguna solución. Risto escribe según habla: deprisa, con mucha palabra grandilocuente, con mucho doble sentido, y exponiendo las cosas con radicalidad. Y eso queda bien, queda muy bien… en una cultura de imagen, de ruido, y para personas que no piensan demasiado. El parto de los montes, que decía Esopo: Suele a menudo / Ser el gran parto de su pensamiento, /Después de tanto ruido sólo viento. (No me lo he inventado yo; glooguea el parto de los montes, y verás el poema completo).

Risto escribe bien y sabe lo que dice. Tiene expresiones muy afortunadas (resume este libro como Cyrano de Bergerac 3.0, lo que cuadra bien a la novela), y el libro se lee con facilidad. Además es bastante breve. Pero me quedo con la sensación de que todo resulta nada. Como que no sabía como continuar la novela, o más bien que no sabía como cerrarla, y el final es un hachazo sin demasiado sentido. Es decir, al final todo se queda en nada. ¿Merece la pena? Lo cierto es que no.

Y, por si alguien lo duda: ni yo, ni nadie de mi entorno, he recibido crítica alguna de parte del señor Mejide. Por si esta crítica os ha parecido demasiado dura. Es lo que hay.