Un día más, los futbolistas se sometieron al protocolo de LaLiga, con control de temperatura al inicio y entrenamiento por grupos

Nuevo paso futbolístico hacia la ‘nueva normalidad’. Esa que debe llegar con el reinicio del campeonato en el mes de junio, y que traerá partidos a todas horas, 5 cambios por equipo para soportar el carrusel, e imágenes aún por descubrir. Como esos goles sin abrazos que nos ha regalado la Bundesliga. Y todo ello presidido, probablemente, por el calor en unos campos robados de su hinchada.

Para esto se prepara el Celta, que ha completado hoy su segunda jornada de entrenamiento en grupo. Y en ella, como si del hijo pródigo se tratase, ha aparecido Pione Sisto. El internacional danés se ha ejercitado como si nada hubiese sucedido en las últimas semanas, en las que él mismo, incluso, trazó su propio odisea a través de Europa dejando atrás el confinamiento.

Sin embargo, Sisto no tiene problemas. Su desaparición, que le costó una fuerte multa, sólo es un asunto que debe «resolver» con el club. Mientras tanto, afirma estar «muy contento» por volver a ejercitarse en las instalaciones deportivas de A Madroa.

Un entreno que ha vuelto a estar presidido por el protocolo de LaLiga. Ese que establece, entre otras cosas, el control de temperatura al inicio o, en esta fase, la división en grupos de 9 cada sesión. Y que también nos regala futbolistas que ocultan su rostro tras las máscaras y huyen muchas veces del contacto. Todo sea para que vuelva el espectáculo. Será, si llega, contra el Villareal, y con el Celta un punto por encima del descenso. Aunque eso ya nadie lo recuerda.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí