El Banco de Alimentos adelanta sus entregas abasteciendo a las ONG a las que ayuda hasta mayo

En el almacén de Lavadores continúan siete voluntarios con la labor solidaria, después de haber extremado las medidas de seguridad y de prevención.

Desde que se decretó el estado de alarma, las nave de Vigo y Pontevedra permanecen abiertas para dar respuesta a las necesidades de los 150 colectivos sociales con los que trabaja la entidad

Se han entregado más de 300.000 kilos de alimentos durante la tercera fase del Fondo de Ayuda Europea para los Más Desfavorecidos (FEAD), gestionado por los Bancos de Alimentos y Cruz Roja

La Fundación Provincial Banco de Alimentos ha adelantado ya todas las entregas que tenía previstas y ha abastecido de productos de primera necesidad a las ONG con las que trabaja, al menos, hasta el próximo mes de mayo.

Desde la entrada en vigor del estado de alarma por el Covid-19, tanto el almacén de Vigo como el de Pontevedra permanecen abiertos para poder seguir dando respuesta a las necesidades de las 150 entidades homologadas con las que trabaja en la provincia.

Los Bancos de Alimentos son considerados servicios esenciales y como afirman desde la Federación Española de Bancos de Alimentos (FESBAL) “somos el supermercado de las personas no tienen recursos”.

La crisis sanitaria por el coronavirus llegó, además, en pleno reparto de la tercera fase del Fondo de Ayuda Europea para los Más Desfavorecidos (FEAD) y, tras un esfuerzo más que destacable, a día de hoy, fueron entregados los más de 300.000 kilos de alimentos de este programa europeo gestionado por los Bancos de Alimentos asociados a FESBAL y Cruz Roja Española.

En cuanto a la nave viguesa de Lavadores, son siete el número total de voluntarios que siguen desempeñando la labor solidaria, después de haber extremado las medidas de seguridad y de prevención. No hay que olvidar que la mayoría del personal de la entidad es considerado factor de riesgo por su edad avanzada. L

2019, en cifras

La ONG, que acaba de cumplir 25 años de actividad, repartió alrededor de 1,8 millones de kilos de alimentos durante 2019, atendiendo a 20.000 personas desfavorecidas en la provincia, a través de las 150 entidades homologadas con las que trabaja. La entidad no reparte comida a particulares, sino que llega a ellos mediante los colectivos sociales.