El acusado de matar a su hermana y a su sobrina en Soutomaior solicita la absolución alegando legítima defensa

Imagen del juicio. Foto: @G24noticias

La defensa sostiene que hubo «allanamiento de morada» por parte de las fallecidas y que los disparos «no se hicieron por la espalda ni por sorpresa», mientras que la Fiscalía señala que hubo por parte del hombre una «reacción desmesurada, sin usar otras opciones posibles como un tiro al aire»

La defensa del hombre condenado por el asesinato de su hermana, de 62 años, y su sobrina, de 26 años, en agosto de 2020 en Soutomaior, ha alegado legítima defensa para pedir la libre absolución de su cliente. La apelación tuvo lugar ayer en la Sala de lo Civil y Penal del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia.

Frente a ello, la Fiscalía y las acusaciones demandaron que se mantuviese la condena de 40 años de cárcel que dictó la sección quinta de la Audiencia Provincial de Pontevedra, con base en el veredicto del jurado y que la defensa recurrió ante el alto tribunal gallego. «Las mató vilmente», sostuvo una de las acusaciones en declaraciones a los periodistas.

Frente a esto, la defensa sostuvo durante la vista que hubo «allanamiento de morada» por parte de las fallecidas y que los disparos «no se hicieron por la espalda ni por sorpresa». «Les advirtió de que se fueran, podían haberse ido y ellas volvieron a subir».

El fiscal, sin embargo, apuntaba, para rechazar esa legítima defensa, que «las víctimas estaban fuera de la vivienda cubierta». Además, señaló que hubo por parte del acusado una «reacción desmesurada, sin usar otras opciones posibles como un tiro al aire», al tiempo que indicaba que las fallecidas «no pudieron defenderse en absoluto».

En el fallo, el hombre fue considerado culpable de dos delitos de asesinato y un delito de tenencia ilegal de arma de fuego, después de que matase a sus familiares cuando ellas se trasladaron a su domicilio para pedirle que les devolviese una escalera que le habían prestado.

En concreto, el tribunal condenó al varón a 21 años de prisión por el asesinato de su hermana, así como a otros 18 años de cárcel por matar a su sobrina, mientras que le estableció un año y dos meses de prisión por tenencia ilegal de arma de fuego. Además, se le impuso el pago de una indemnización que superaba los 257.000 euros a tres familiares de las víctimas.

Los hechos tuvieron lugar el 21 de agosto de 2020 cuando, a primera hora de la tarde, las víctimas acudieron a la vivienda en la que vivía el acusado para reclamarle una escalera. Allí, el hombre cogió una pistola automática de calibre 9 mm, para la que no tenía licencia, y disparó prácticamente a quemarropa a su hermana y a su sobrina, sin que tuvieran posibilidad de defensa, según recogía el escrito del Ministerio Fiscal.