El acusado de agredir sexualmente a otro varón en el baño de la estación de Guixar en Vigo acepta 4 años de cárcel

Los hechos sucedieron en el lavabo de minusválidos de la estación de Guixar.

El acuerdo alcanzado incluye también la libertad vigilada durante 8 años una vez cumplida la prisión

El hombre acusado de agredir sexualmente a otro varón que estaba borracho en el servicio de minusválidos de la estación de Guixar, en Vigo, tras amenazarlo con una navaja para que le practicase una felación, ha aceptado hoy cuatro años de cárcel.

La pena se impone después de un acuerdo de conformidad, por el que la Fiscalía ha rebajado a esa cifra los 9 años iniciales que pedía de prisión al aplicarle la eximente incompleta de anomalía psíquica.

No en vano, el acusado ha sido inspeccionado por un equipo forense que ha determinado que podía asumir las consecuencias penales del acuerdo alcanzado, en el que se incluye también la libertad vigilada durante 8 años una vez cumplida la prisión.

Los hechos por los que este hombre ha sido condenado se retrotraen al 28 de diciembre del año pasado, cuando, como recoge el escrito de la Fiscalía, «apercibiéndose del estado de fuerte ebriedad» de la víctima -«sólo podía deambular con ayuda y estaba acompañado de su amiga»- se acercó a esta y a la chica que la acompañaba con la excusa de querer ayudarlos.

El acusado se quedó a solas con el hombre mientras que su amiga iba a comprar los billetes, y consiguió que accediera a ir al servicio de minusválidos de la estación, teniendo que sujetarlo por la espalda para ayudarlo a caminar. «Tras entrar en el servicio y cerrar la puerta, guiado por un ánimo de satisfacer sus deseos sexuales y de que le hiciese una felación«, empujó a aquel hacia la pared intentando que se arrodillase.

La víctima trató de desasirse, y el acusado esgrimió una navaja que portaba para obligar a la víctima a acceder a sus órdenes, momento en el que entraron en el servicio los dos vigilantes de seguridad acompañados de su amiga, que los había alertado al no encontrar a su amigo, por lo que el acusado no pudo conseguir su propósito.