Ecoloxistas en Acción denuncia una «desfeita urbanística» en Cabo Estai

Denuncian que la construcción no respeta el mínimo de 20 metros de distancia con la costa que marca el deslinde del dominio público marítimo terrestre

Ecologistas en Acción ha denunciado una «desfeita urbanística» ante la construcción en Cabo Estai de seis chalés y un camino en una zona que, afirman, es suelo rústico de especial protección.

La organización ecologista se suma así a las denuncias que ya habían realizado desde la asociación vecinal de San Miguel de Oia por una promoción situada encima de la costa, ocupando terrenos dentro del deslinde marítimo terrestre.

Ecologistas en Acción afirma que los terrenos afectados por esta urbanización que califican de «presuntamente ilegal» figuran como protegidos tanto en el PGOM de Vigo por su condición de rústico, como por la Ley de Costas. Denuncian que la construcción no respeta el mínimo de 20 metros de distancia con la costa que marca el deslinde del dominio público marítimo terrestre. Además, señalan que al final del camino, la promotora de la urbanización construyó sobre las rocas de la playa unas escaleras en hormigón que llegan hasta el borde del mar.

En este escenario, la organización ecologista señala que el vecindario de la zona solicitó la suspensión cautelar de las obras hasta que se clarificara su situación legal, pero que el ayuntamiento de Vigo desatendió la petición a pesar de que, como aseguran, los terrenos sobre los que se construyó el camino fueron usurpados a diversos propietarios.

Ecologistas en Acción denuncia que estas obras, unidas las de la promoción de otros 6 chalés que otra promotora está construyendo al lado, cambiarán por completo el perfil del entorno, justo en la parte del litoral vigués que todavía conservaba algo de su estado natural. No en vano, recuerdan, el litoral vigués desde Oia y Saiáns, posee un importante valor mediomabiental y se conserva «en relativo buen estado y es uno de las señales de identidad del paisaje natural de Vigo».

La asociación insta a las administraciones a que no permitan este tipo de proyectos que califican cómo «auténticos pelotazos urbanísticos, que anteponen el lucro privado (…) a la preservación de los valores naturales de nuestro litoral».