Dos alumnas del Colegio Las Acacias de Vigo obtienen a una beca Amancio Ortega

Las estudiantes cursarán 1º Ballichellarato en Canadá al obtener dos de las 70 plazas disponibles en Galicia, de un total de 400 en toda España

Paola Romero y Celia Sánchez, alumnas del Colegio de Fomento Las Acacias  de Vigo, han sido seleccionadas entre más de 10.000 participantes de toda España para el Programa de Becas de la Fundación Amancio Ortega.

Las dos alumnas, que actualmente cursan 4ª ESO en el Colegio concertado Las Acacias, han tenido que superar distintas fases. Finalmente, se han hecho con una de las 70 plazas disponibles en Galicia, de un total de 400 en toda España. Gracias a este proyecto podrá estudiar 1° de Bachillerato en Canadá. 

Un proceso largo y exigente para evaluar a los candidatos

Para optar a la beca hay que pasar por varias fases. En la primera, se comprueba si el candidato cumple el primer requisito: tener un 8 de nota media (al menos) en 3º de ESO. Esta parte tiene un valor del 40% de la nota en esta fase. A continuación, han de pasar un examen de inglés, cuya nota significa el 60% de esta parte de la evaluación. Se trata de determinar si tienen el nivel necesario para aprovechar eficazmente la beca y el tiempo de estancia, tanto hablado como escrito. Una vez superadas estas pruebas, la última fase incluye una entrevista personal con un comité de selección, además de presentar una carta de recomendación, un video de presentación y un cuestionario.

¿Qué son las Becas Amancio Ortega?

El Programa de Becas de la Fundación Amancio Ortega  nace con el objetivo de apoyar a jóvenes estudiantes de 4º de ESO de toda España. Para favorecer una inmersión completa, los becarios conviven con una familia anfitriona. Acuden a centros educativos locales, y se desenvuelven como un estudiante más en las aulas del instituto de la zona que les ha sido asignada. A la vez, desarrollan sus habilidades personales y académicas

El propósito de la beca es que sea una experiencia única para los jóvenes. Económicamente cubren el total del coste del año académico: escolarización, viaje, alojamiento y manutención en una familia local de acogida. También, seguro médico y de accidentes, formación previa al inicio del curso y seguimiento durante la estancia. Así, aprenden el modo de vida de otras culturas, dominan el idioma o descubren otra metodología de aprendizaje. Todo un programa de madurez personal y académica que les ayuda como personas y ciudadanos, y que redundará en beneficio de toda la sociedad.