Los hechos ocurrieron este domingo cuando agentes de la Policía Local de Vigo se personaron en un domicilio del Callejón de Núñez tras una llamada de los vecinos. En ella, se quejaban de un vecino que no estaba respetando las horas de descanso y encendía su equipo de sonido generando un ruido insoportable que alteraba la tranquilidad del resto de ocupantes del inmueble.

Los agentes desplazados al lugar pudieron constatar el ruido ensordecedor desde el propio portal del inmueble. Procedieron a hablar con el responsable de la situación; A. B. C, de Vigo y 34 años de edad, este se negaba a aceptar el hecho de que no podía alterar la normal convivencia y que por tanto, debía modular el volumen del equipo de manera que no causase molestias a los demás residentes del inmueble. Tras mucho dialogar con él, tratando que entrase en razón, finalmente accedió a bajar volumen.

Pero la situación no duró mucho, apenas la Unidad salía por el portal del edificio, volvió a subir nuevamente el volumen de la música, mostrando una manifiesta intencionalidad en el ánimo de molestar, así como desobediencia a los requerimientos de los agentes.

La Patrulla volvió al domicilio, realizando una llamada a la puerta, el ahora detenido la abrió portando un «cutter», con el que trató de cortar a los agentes. Los policías lograron esquivar sus embestidas, y finalmente reducirlo y proceder a su detención por la comisión de un Delito de Atentado a Agentes de la autoridad.