Los agentes siguieron de modo discreto al ladrón, comprobaron como accedía al interior de un garaje de la calle García Barbón, para intentar robar en varios vehículos

La Policía Nacional ha detenido a un varón de 34 años, de nacionalidad española y con domicilio en Vigo, por un delito de robo con fuerza, tras ser sorprendido ‘in fraganti’ cuando intentaba robar en un garaje saltándose el toque de queda.

Los hechos sucedieron a escasos minutos de la una de la pasada madrugada, cuando una dotación policial camuflada que circulaba por la Vía Norte descubrió a un varón que caminaba apresuradamente por la calle incumpliendo el mencionado toque de queda. Los agentes lo reconocieron al instante por haber estado imputado en un gran número de delitos contra la propiedad, por lo que de modo coordinado con otras patrullas organizaron un dispositivo de seguimiento discreto.

Al rato, uno de los agentes lo vio introducirse en el interior de un garaje de la calle García Barbón, dando aviso a otro indicativo. Después de bajar por la rampa comprobaron que el portón automático estaba cerrado, y que no se podía acceder al interior, pero si se podían ver los vehículos. Tras asegurar todas las posibles rutas de huida, uno de los agentes le ordenó desde el exterior a este varón que abriese la puerta del garaje y saliera.

Sorprendido, intentó evadirse pero no logró hacerlo al ver que sus posibles puntos de escape estaban vigilados. Pese a todo, no accedió a la petición de los agentes, por lo que estos realizaron una gestión con la Sala Operativa del 091 para que contactase con un responsable del garaje que les facilitara la entrada.

Minutos después se abría la puerta y los agentes accedían al interior, identificando y realizando un cacheo preventivo de seguridad a este varón, durante el cual localizaron oculto entre sus ropas un mando de acceso al garaje.

Al comprobar los vehículos estacionados, los agentes vieron un vehículo con la ventanilla de la puerta del conductor forzada, y un mando de puerta sobre él por lo que realizaron gestiones para contactar con el dueño. Este reconoció el mando e indicó que era de otro inmueble, habiéndolo echado en falta varios días atrás, si bien en aquel momento no había daños en su vehículo.

Casi al mismo tiempo otro policía encontraba otro mando oculto en un hueco cercano a la rampa del garaje, que no se correspondía con la puerta del inmueble en el que estaban. Al indagar, los agentes descubrieron que se trataba del mismo mando que el pasado día 15, otro vecino del inmueble había echado de menos del interior de su vehículo, si bien no había denunciado nada ya que tampoco había visto daños en su coche.

Ya en Comisaría se le tomó declaración al detenido y se descubrió que contaba con 30 detenciones anteriores, siendo muchas de ellas por hechos similares a los ahora imputados.