Detectan en Galicia otros cinco casos de gripe aviar en alcatraces

Los casos se corresponden con cinco ejemplares recogidos en diferentes lugares de la costa y trasladados a los centros de recuperación de fauna silvestre

La Consellería de Medio Rural viene de comunicar al Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA), a través de la Red de Alerta Sanitaria Veterinaria, la detección de cinco casos más de influencia aviar de alta patogenicidad (IAAP) en aves silvestres, confirmados por el Laboratorio Central de Veterinaria de Algete (Madrid). Estos casos se unen a los dos detectados anteriormente.

Se trata de cinco individuos de mascato (alcatraz común o atlántico, Morus bassanus), recogidos en Ares, Doniños (Ferrol), Riazor (A Coruña), O Barqueiro (Mañón) y Meira (Moaña), en el marco del Plan de vigilancia de la influencia aviar que desarrolla la Xunta de Galicia. En los cuatro primeros casos, las aves fueron trasladadas a los centros de recuperación de fauna silvestre de Oleiros (A Coruña) y la ave localizada en Moaña fue derivada al centro de Carballedo (Pontevedra). Las cinco aves fueron sacrificadas.

El mascato es una ave marina que nidifica en el Atlántico norte, formando colonias de varios miles de parejas, y del que muchos ejemplares chicos migran hacia el sur y consiguen aguas subtropicales o mismo tropicales en el oeste de África. Por lo tanto, en estos momentos, estas aves están atravesando las costas de la Península Ibérica en el comienzo de su paso migratorio post-nupcial (para invernar) hacia Mauritania y el Golfo de Guinea. En sus zonas habituales de residencia en el Atlántico norte, las autoridades sanitarias vienen notificando numerosos casos de IAAP en esta especie, posible origen de los casos detectados ahora en Galicia, relacionados con la migración anual de estas aves cara el sur.

Aunque los ejemplares de la especie afectada son de hábitos exclusivamente marinos y no se aproximan en condiciones normales a la costa, la Consellería de Medio Rural recuerda la necesidad de reforzar las medidas de bioseguridad en las explotaciones avícolas, comerciales o particulares, especialmente aquellas destinadas a evitar el contacto con aves silvestres, así como de intensificar la vigilancia de cualquier signo de enfermedad tanto en explotaciones avícolas como en aves silvestres, notificando la sospecha a los servicios veterinarios oficiales de la Consellería de Medio Rural o a la Consellería de Medio Ambiente, Territorio y Vivienda.