Cruz Roja presenta en Vigo el cortometraje “Nadie daba un duro”

Narra la relación maternofilial de Carmen y su madre (Maria Galiana) y demuestra que, a pesar de los desafíos, el apoyo puede ser el motor del cambio

Cruz Roja presentó ayer en el Museo MARCO de Vigo el emotivo cortometraje “Nadie daba un duro”, dirigido por Benito Zambrano y que cuenta con la colaboración de María Galiana y de algunas las personas beneficiarias del Ingreso Mínimo Vital que atendemos desde la Asamblea de Cruz Roja en Vigo. Al acto, que estuvo presidido por Mª Teresa Álvarez Quicler (Presidenta Provincial de Cruz Roja), acudieron cerca un centenar de personas de diferentes programas de la Institución, así como varias personas voluntarias.

- Publicidad -
Centaurus Box Vigo Cross Training

El cortometraje narra magistralmente la relación maternofilial de Carmen y su madre (Maria Galiana) y demuestra que, a pesar de los desafíos, el apoyo puede ser el motor del cambio. Lo especial de este proyecto radica en que los participantes son personas beneficiarias de los itinerarios de inclusión de Cruz Roja-Certificados de profesionalidad, y han tenido la oportunidad de trabajar tanto delante como detrás de las cámaras, convirtiéndose en auxiliares de vestuario, fotografía, cámara o producción durante el rodaje.

Cruz Roja, a través de estas actividades, apoya a las personas en situación de vulnerabilidad fortaleciendo sus habilidades, motivación y confianza en sí mismos. El cortometraje, conmovedor y revelador, transmite un mensaje claro a la sociedad: cuando la comunidad cree en ti, puedes superar cualquier adversidad, o lo que es lo mismo, aunque “nadie de un duro”, tú puedes llegar tan lejos como te propongas, y Cruz Roja estará ahí para recordártelo, acompañarte, y capacitarte.

Así lo han vivido las personas que han participado en el cortometraje, acompañadas por personal de trabajo social, orientación laboral, referentes de educación, y voluntariado para motivar su avance, sus habilidades de comunicación y su dominio de las herramientas, entre otros muchos otros aspectos. También han contado con becas de conciliación y otras medidas de apoyo para la participación en igualdad de condiciones.

El proyecto experimental

Este proyecto y el documental que cuenta la intrahistoria del rodaje, son testimonios tangibles del compromiso de Cruz Roja para transformar vidas, ofrecer oportunidades y construir un futuro mejor para aquellos que más lo necesitan. No obstante, forman parte de un proyecto experimental sin precedentes en investigación de políticas públicas, integral e inclusivo, que la Organización ha llevado a cabo en las provincias de Albacete, León, Madrid, Málaga, Murcia y Pontevedra.

Este innovador experimento, diseñado como un laboratorio social, divide a la población en dos grupos: tratamiento y control, con el propósito de estudiar cómo prevenir la cronificación en el sistema de protección social; el foco está en fomentar la participación activa en diversas esferas personales, sociales y laborales. Uno de los grupos ha recibido un itinerario de inclusión activa, mientras que el grupo de control no ha recibido intervención alguna, permitiendo medir el impacto de las acciones a lo largo del tiempo.

Cruz Roja, a través de itinerarios integrales e inclusivos, haproporcionado talleres de competencias básicas y digitales (enfocada especialmente a romper la brecha digital), orientación laboral, habilidades sociales y actividades de motivación, entre otros, que han permitido a los participantes obtener Certificados de Profesionalidad en distintas áreas con prácticas laborales en empresas colaboradoras.

La experiencia de Cruz Roja en áreas de intervención social, laboral y educativa, respaldada por su capilaridad territorial, red de voluntariado y profesionalidad de sus equipos técnicos, garantiza que este proyecto pueda llegar a las personas en situación de vulnerabilidad. Este enfoque, basado en la experiencia de intervención, ofrece una oportunidad real a las personas participantes para superar dificultades, impulsar la motivación al cambio y confiar en sus propias capacidades. Los beneficios de estas iniciativas no solo afectan a las personas directamente destinatarias, sino que también se extienden a sus familias, redes de apoyo mutuo y otros actores sociales y comunitarios.

Este proyecto está financiado por el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, a través del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia y los fondos NextGenerationEU de la Unión Europea.