La Audiencia de Pontevedra le condena once años y cuatro meses de cárcel

Carlos Inácio Pinto intentó asesinar a su esposa en mayo de 2016 en un hotel de Vigo golpeándola con una maza

El tribunal considera probado pretendía acabar con la vida de la víctima al atacarla «por sorpresa y por detrás» cuando estaba «desprevenida» en el baño de la habitación
«Su intención era matarla, no simplemente causarle lesiones». Argumentan que el condenado utilizó un instrumento «capaz de causarle la muerte» al tener un «peso importante» y que dirigió su ataque, que aseguran que fue «reiterado», a una zona vital del cuerpo como es la cabeza.

Los magistrados indican que se trata de un caso de «alevosía súbita», pues la víctima no podía defenderse por la relación de confianza que existía con el acusado y las circunstancias en las que se produjo el ataque, al estar «echándose crema y de espaldas a su marido».

A la hora de dictar la sentencia se ha tenido en cuenta el agravante de parentesco y también se ha impuesto al acusado la prohibición de aproximarse y comunicarse con la víctima durante 18 años, que recibirá además una indemnización de 22.000 euros.