El alcalde ironiza dando la «bienvenida a la razón» a la oposición, y el portavoz ‘popular’ recuerda que la propuesta tumbada en el Congreso suponía que «la entrega de los ahorros para usar el superávit, y ahora se podrá hacer sin tener que entregar nada»

Un día más, el remanente ha sido caldo de cultivo en la política municipal. Tras el histórico voto en contra del Congreso al Real Decreto que recogía el acuerdo FEMP-Gobierno central para el uso de esos remanentes; y tras la rectificación de Hacienda eliminando el techo de gasto a los ayuntamientos para este 2020 y permitiendo el empleo de la totalidad del superávit -algo que ya se recogía para circunstancias extraordinarias en la llamada ‘Ley Montoro’-; hoy el alcalde ha defendido que estas medidas ya figuraban en ese RD tumbado en las Cortes.

En este sentido, el regidor ha ironizado dando la «bienvenida a la razón» a los grupos de la oposición tras constatar que «ahora les gusta» una propuesta del Ministerio que, defiende, ya se recogía en el decreto derogado.

Una negativa del Congreso que, no obstante, se produjo por otros aspectos, fundamentalmente, por la negativa de la mayoría de fuerzas políticas a entregar sus remanentes -cerca de 15.000 millones- a cambio de un fondo de 5.000 millones. Propuesta defendida por el alcalde y presidente de la FEMP, y convalidada en la Junta de Gobierno de la Federación gracias a su voto de calidad, y contra la que se han manifestado, sin embargo, regidores de prácticamente todos los partidos políticos.

Las palabras del alcalde han tenido una rápida respuesta desde las filas del PP de Vigo, que ha pedido a Caballero «que no insulte a la inteligencia de los vigueses». «Nos trata como si fuéramos idiotas. Resulta que ahora podemos gastar el superávit del ayuntamiento, que son 20 millones, sin necesidad de tener que entregar nuestros ahorros y eso a él le parece una mala noticia. Lo que pasa es que lo que había acordado era una vergüenza y no quiere reconocerlo», ha afirmado su portavoz Alfonso Marnotes.

Marnotes destaca que la propuesta tumbada en el Congreso suponía que «los ayuntamientos deberían entregar dinero, o sea entregar nuestros ahorros para usar el superávit, y lo curioso es que ahora se podrá gastar el dinero sin tener que entregar nada«.

«Queremos que Abel Caballero deje de mentir y de manipular. Ha quedado en evidencia por su propia ministra de Hacienda. Ha tenido que agachar las orejas ante la ministra Montero y para no reconocer que su propio acuerdo era nefasto, ahora le da la vuelta y manipula la realidad», ha concluido el ‘popular’.