Caballero culpa a la Xunta de «paralizar» el ‘anillo verde’ de Vigo y Fernández-Tapias le recuerda que no tiene un acuerdo con los propietarios de los terrenos

El regidor afirma para proseguir necesitan la autorización del anteproyecto presentado en 2019, mientras que la delegada autonómica lamenta el «desconocimiento» del alcalde preguntándose si éste propone «saltarse la ley»

Casi cuatro años después de que una terrible ola de incendios arrasase parte del monte comunal de Vigo, llegando las llamas a la propia ciudad en una noche que muchos vecinos no olvidarán, el alcalde de Vigo ha vuelto a sacar hoy el proyecto del anillo verde. Una iniciativa, afirma, que se encuentra paralizada por culpa de la Xunta.

El regidor ha asegurado en rueda de prensa que su gobierno lleva desde 2019 esperando la autorización del anteproyecto presentado, cuya ejecución ha cifrado en «8 ó 9 millones de euros».

«Para hacer las expropiaciones necesitamos el proyecto, y lo que nos piden es que acreditemos la titularidad sobre un anteproyecto, algo que no se puede hacer, porque se puede cambiar», ha señalado.

La delegada autonómica, Marta Fernández-Tapias, no ha tardado en replicar al alcalde lamentando el «desconocimiento» que tiene sobre la tramitación del proyecto.

Según ha apuntado Fernández-Tapias, para que pueda ejecutarse la ley de montes vecinales debe haber un acuerdo entre los propietarios de los terrenos y el Ayuntamiento, un acuerdo del que no dispone la administración local. De hecho, ha añadido, así se le trasladó al gobierno local en 2019, «sin que el Ayuntamiento aportara hasta hoy la documentación requerida».

Así, ha explicado, el Ayuntamiento debe certificar que existen esos acuerdos que garantizan el cumplimiento del marco legal vigente, y se ha cuestionado si Caballero «está proponiendo que haya que saltarse la ley«.

En todo caso, ha matizado la delegada de la Xunta, el ‘anillo verde’ proyectado por el gobierno vigués «no es compatible con lo previsto en el Plan de Acción firmado entre estas comunidades y la Consellería de Medio Rural», y por tanto el anteproyecto no puede evaluarse en su totalidad. «Si considerase este proyecto tan importante como dice ya habría llegado a un acuerdo con los comuneros, pero le interesa más tener otro motivo para alimentar la confrontación», ha afirmado.