El Celta sigue su puesta a punto hacia el hipotético retorno liguero mientras se deshojan medidas contra el coronavirus

Hoy, turno para Brais Méndez en el Celta. De fútbol se habla. Pero es un fútbol condicionado y condicional. Condicionado al hipotético reinicio de liga, previsto para el 12 de junio si nada se tuerce hasta esa fecha. Y condicional a lo que pueda suceder con el Covid-19.

En este marco, el canterano celeste se ha referido a las concentraciones futuros. Un mal menor. «Por un lado no me gustaría una concentración tan larga porque no estaríamos con los nuestros en casa; pero quizás sea necesario para evitar contagios, para que no haya ningún positivo y poder estar todos sanos para retomar LaLiga y acabarla«, ha reconocido el medio celeste.

Y más allá de esto, centrando el tiro en el fútbol, el internacional analizó la situación del equipo antes del parón: «Una buena dinámica». La misma que aspiran a enganchar ahora, para lo que están «cargando las pilas» en los entrenamientos en grupo después de una primera semana de individuales. «El parón nos puede venir bien para prepararnos mejor», reconoce.

Una nueva normalidad que, como apunta Brais, lleva también aparejada un mayor riesgo de lesión: «Después de dos meses parado es lógico. Un golpe, una contractura… cualquier cosa muscular. Por eso es importante ir con cuidado en estas primeras semanas«.