Así lo ha trasladado Laura Pérez, presidenta del comité de empresa de Bosch, que señala que entre hoy y el próximo lunes está previsto que la empresa convoque la mesa de negociación para exponer su propuesta sobre el ERTE.

Entre los planes de Bosch están mantener a unos 240 teleoperadores prestando servicios mínimos, con una parte de ellos realizando sus actividades laborales a distancia. La presidenta del comité señala que desde la empresa se atribuye esta decisión a una cuestión «organizativa» y no de «fuerza mayor» como correspondería ante la crisis sanitaria que vive el país, según señala Pérez. Además, el ERTE planteado para un periodo de 6 meses tiene una duración que supera con creces a la prevista para la alerta sanitaria, por lo que según indica la presidenta del comité está generando «incertidumbre» entre los trabajadores.

Laura Pérez también afirma que desde Bosch se ha trasladado al comité que la empresa no podrá garantizar la carga de trabajo que venía teniendo hasta la fecha debido a las medidas especiales tomadas, como por ejemplo, la suspensión de portabilidades entre compañías telefónicas. Algo que, según indican, afecta a los servicios comerciales prestados por las empresas teleoperadoras en Vigo.