El novedoso Battle Royale de Sharkmob trae nueva sangre e ideas interesantes al género, pero su habilidad para implementarlas está en entredicho

Hace ya un mes salió el Early Access de Bloodhunt, un Battle Royale ambientado en el famoso Mundo de Tinieblas, un setting de horror sobrenatural y acción. 

Muchos son los seres y criaturas que conviven con los humanos en este mundo, pero como muchos títulos de la industria, Bloodhunt se centra en los «Hijos de Caín», estoy hablando por supuesto de los Vampiros. 

Como parte oficial de la saga de «Vampire the Masquerade», Bloodhunt nos lleva a la bella ciudad de Praga, hoy inmersa en un terrible conflicto entre dos facciones de chupa-sangres locales. Los Anarquistas y la Camarilla, eternos rivales, que se batirán por el control de la ciudad. 

Pero eso es suficiente atmósfera por el momento. Necesitaría cincuenta artículos de dos mil palabras para detallar el setting y no os voy a tener aquí tanto tiempo.

 

¿QUÉ TIENE DE BUENO? 

La atmósfera, cómo ya he detallado, sería un punto fuerte del juego. Cualquier fan de la saga seguramente lo probará solo por el nivel de detalle argumental.

Ideas ya utilizadas, como un sistema de clases que cambie tu forma de jugar es algo que Sharkmob aprovecha a la hora de representar los distintos linajes y clanes. 

Pero este perro viejo también se sabe un par de trucos nuevos. Elementos más novedosos, como la movilidad vertical del juego le hacen brillar. Toda Praga es un campo de batalla en tres dimensiones al poder escalar con relativa rapidez cualquier superficie.

Esto combinado con las distintas habilidades de las distintas clases permite un combate frenético pero en el que rara vez te sientes arrinconado. 

Por otro lado, los objetivos neutrales, como los mortales paseando por las calles, o los soldados guardando equipo y armas de élite, da mucho juego a la hora de tender emboscadas o simplemente para conseguir una minigun. 

¿CUÁL ES EL PROBLEMA? 

Principalmente, los problemas son técnicos. La recepción del juego ha sido muy fría, a pesar de que es totalmente gratuito. 

Incluso PCs y equipos potentes tienen problemas de texturas, conectividad y caídas de fps. El juego también parece estar pobremente optimizado lo que sólo agrava estos problemas en equipos más humildes. 

Otro gran problema son los cheaters, qué cómo cualquier persona interesada sabrá, tienden a alejar a los jugadores normales de cualquier juego competitivo. 

Por otro lado también hay muchos problemas que parecen tener que ver con un pobre diseño de juego, como las colas de espera redundantes. 

Incluso dejando los problemas técnicos de lado, también encontramos percances con el equilibrio de poder en el juego. Algunas clases sufren de habilidades difíciles de aprovechar o simplemente inferiores comparadas con las de sus contrapartes de otro linaje. 

No obstante no entraré en detalle en todos estos problemas por una razón; Sharkmob ya ha reconocido estos problemas. 

La desarrolladora se ha mostrado paciente, pero receptiva, escuchando lo que los fans de Bloodhunt tienen que decir. Sharkmob ha anunciado ya que van a arreglar los problemas técnicos y mejorar el equilibrio de poder entre armas y clases antes de abandonar el Early Access. Por supuesto también piensan echar a los cheaters de su juego a patadas. 

Hoy por hoy, el futuro de Bloodhunt es incierto. Dicho eso, el modo tan receptivo y abierto de comunicarse por parte de los Desarrolladores da esperanza a los fans de este nuevo Battle Royale. 

Les mantendremos informados sobre cualquier novedad en este asunto.