Atropellado por un cliente tras devolver el vehículo de alquiler

En el día de ayer, sobre las 18:27 horas, el responsable de una empresa de alquiler de vehículos, situada en la zona del Aeropuerto, se ponía en contacto con la Policía Local de Vigo manifestando haber sido atropellado por un cliente, que se había dado a la fuga.

El hijo del atropellado salió en persecución de los individuos, informando que los había logrado interceptar en la Av. del Aeropuerto, a la altura del colegio Martin codax.

Coincidieron en la llegada con miembros del CNP, entrevistándose con el hijo del atropellado; M. R. D, de Vigo y 31 años de edad. El citado manifestó que había recibido una llamada de su padre, manifestando que tras devolverle una pareja una furgoneta de alquiler, observó que una de las ruedas estaba rajada, por lo que les reclamó la reparación de la misma.

Iniciaron una discusión en el transcurso de la cual el varón había cargado la rueda en un turismo y abandonado el lugar, no sin antes atropellar al anteriormente mencionado.

Por su parte el referido conductor; J. C. F. P, de Vigo y 37 años de edad, reconoció parte de los hechos, indicando que tras cargar la rueda en el maletero para repararla, el encargado le había increpado iniciándose la discusión, decidiendo abandonar el lugar del conflicto, interponiéndose el otro hombre en la marcha del vehículo, volanteando y esquivándolo, pero que se había abalanzado sobre el vehículo y golpeado intencionadamente el espejo retrovisor causando daños en el mismo. Esta versión fue respaldada por su acompañante en ese momento, V. I. A, de Vigo y 33 años de edad.

Una patrulla se trasladó al lugar donde se produjeron los hechos, identificando a la víctima; M. R. O, de Vigo y 59 años de edad, que presentaba diversas heridas en un brazo y una brecha en la cabeza. Se solicitó una ambulancia para prestarle una primera atención, siendo finalmente trasladado a la clínica Fátima para ser asistido de las heridas.

En el lugar se encontraba un testigo que confirmo plenamente la versión facilitada por el atropellado. En el trascurso de identificación del conductor se averiguó que le constaba en vigor una pérdida de vigencia de cualquier tipo de permiso o licencia, motivo por el cual no podía conducir.

A mayores se le sometió a la correspondiente prueba de tóxicos en fluido oral, que arrojó un resultado positivo en anfetaminas. Se instruyeron diligencias por conducir con pérdida de vigencia, denuncia administrativa por la prueba de drogas, y afrontará una causa judicial tras la denuncia de la víctima por lesiones.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí