‘Arte en Lata’: un proyecto sostenible para sorprender a los sentidos

Real Conservera Española lanza en ARCOMadrid su última apuesta creativa, ‘Arte en Lata’, iniciativa dedicada a la sostenibilidad de las rías gallegas que conjuga la mejor conserva del mundo con alguno de los artistas más reconocidos del panorama nacional e internacional

Real Conservera Española ha presentado hoy en ARCOMadrid 2022 su proyecto estrella para este año: ‘Arte en Lata’. Una iniciativa pionera que conjuga cultura, gastronomía y una apuesta decidida por la sostenibilidad, y que ofrece al espectador un conjunto inolvidable.

Este proyecto artístico, desarrollado por Real Conservera Española en colaboración con Unidad Editorial, puede disfrutarse desde hoy en el espacio 9A26 de la feria. Para su ejecución se han seleccionado trece creadores: Isabel Muñoz, Miquel Navarro, José Manuel Ballester, Bernadí Roig, Mar Solís, Karina Beltrán, Arturo Berned, Guillermo Fornes, Hugo Fontela, Julio Quaresma, Juan Garaizabal, Pierre D’Argyll y Pepe Sanleón. Cada uno de ellos expone cuatro obras únicas creadas para este momento, y que tienen como hilo conductor el mar y su ecosistema. El comisario de la exposición será Rafael Sierra, periodista, crítico de arte y gestor cultural.

En este sentido, una parte de lo generado por el proyecto será donado a las cofradías de pescadores y mariscadores, y fundaciones relacionadas con la sostenibilidad y el cuidado de los mares, cuyo esfuerzo diario es parte fundamental del proceso de la industria conservera. “Con este detalle, queremos devolver a la gente del mar todo su esfuerzo y dedicación, que nos permite traer a la mesa los mejores productos de nuestras rías”, exponen desde la dirección de Real Conservera Española.

De este modo, ‘Arte en Lata’, además de un proyecto artístico original, contribuye de modo importante a la sostenibilidad y al bienestar social, mejorando las condiciones de mariscadores, pescadores, procesadores o envasadores.

Una exposición por toda España

La presentación en ARCOMadrid ha sido el punto de partida del proyecto, que tendrá su continuidad a través de una exposición itinerante que recorrerá distintos espacios de la geografía nacional e internacional antes de concluir en la sede de Real Conservera Española, en Cambados (Pontevedra). Allí se abrirá un espacio museístico que albergará una obra de cada uno de los artistas.

Las piezas, elaboradas a partir de la localización de exteriores y de las propias especies marinas que se reflejan en ellas, tienen un tamaño de 50×50 centímetros, y se muestran enmarcadas sobre las tapas de las cajas donde se almacenan las conservas. A lo largo del proceso creativo, los autores han utilizado desde la fotografía a la escultura o la pintura, conjugando estas artes con distintas técnicas digitales. El conjunto se muestra junto a una torre compuesta por televisores que simula un faro y que ha sido diseñado específicamente para el stand por Bernadí Roig.